La primera ministra británica, Theresa May, ofrece una rueda de prensa en el interior del número 10 de Downing Street en Londres, Reino Unido. Foto: EFE
En la Cámara de los Comunes, la primera ministra, Theresa May, defendió el acuerdo sobre el Brexit, del que dijo que proporcionará eventualmente al Reino Unido un pacto de libre comercio con la Unión Europea (UE) "más ambicioso".

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, rechazó hoy en el Parlamento sugerencias de que debería dimitir tras las críticas que ha generado el acuerdo sobre el "brexit" al que ha llegado con Bruselas.

Cuestionada por el diputado laborista Mike Gapes por si planea "hacerse a un lado" para dejar paso a alguien que pueda "llevar al país hacia adelante con unidad", la primera ministra respondió con un conciso: “No".

Un portavoz oficial de Downing Street, su residencia y despacho oficial en Londres, aseguró por su parte a los medios que May espera continuar al frente del Gobierno cuando el Reino Unido abandone la Unión Europea el próximo 29 de marzo.

Esa fuente indicó además que la política conservadora plantará cara a una eventual moción de confianza si un número suficiente de diputados "tories" decide poner en marcha ese mecanismo para tratar de forzar su salida como líder del Partido Conservador.

En caso de que 48 diputados conservadores lo pidan, la formación convocaría una votación en la que los críticos con la primera ministra deberían sumar más de 158 votos (la mitad de los 316 diputados "tories") para iniciar un proceso de primarias.

La primera ministra británica, Theresa May, atiende preguntas durante una conferencia de prensa dentro de 10 Downing Street en Londres. Foto: AP

En caso de que esa votación ocurriera y May saliera vencedora, el partido no podría volver a retar su liderazgo en doce meses.

May defiende el acuerdo sobre el "brexit" mientras la UE sigue sus ritmos

Mientras la Cámara de los Comunes hervía y en Londres se sucedían las dimisiones por culpa del borrador de acuerdo sobre el brexit, la UE seguía con sus ritmos y convocaba para el 25 de noviembre una reunión de los líderes para dar su veredicto.

Theresa May defiende el acuerdo

En la Cámara de los Comunes, la primera ministra, Theresa May, defendió el acuerdo, del que dijo que proporcionará eventualmente al Reino Unido un pacto de libre comercio con la Unión Europea (UE) "más ambicioso" que el de ningún otro Estado tercero.

"El borrador de la declaración política sienta las bases de un acuerdo que es mejor para nuestro país" que los modelos de Noruega o Canadá, "un acuerdo de libre comercio más ambicioso que el que la UE tiene con ningún otro país", dijo.

Sobre Irlanda del Norte, el punto más espinoso, May dijo que "hubiera formado parte de cualquier acuerdo" el plan para evitar una frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda.

Las voces críticas, de uno y otro lado

Jeremy Corbyn: El Gobierno del Reino Unido es un "caos" y la primera ministra, Theresa May, no cuenta con el "apoyo" ni de "su gabinete, ni del Parlamento ni del país”.

Dijo que el acuerdo es "un fracaso" y que no cumple con la lista de seis requisitos que su partido exigió para apoyarlo, entre los que se incluye que el Reino Unido conservara los mismos beneficios que tenía en el mercado único comunitario y la unión aduanera.

Además, Corbyn pidió a May confirmar si el Reino Unido será capaz de abandonar la cláusula sobre la frontera norirlandesa “unilateralmente".

Los euroescépticos

El diputado conservador Jacob Rees-Mogg, cabecilla del ala más euroescéptica del partido, presentó una petición a su grupo parlamentario para que Theresa May se someta a una moción de censura, hipótesis que la "premier" ha rechazado en la propia Cámara.

El político, que lidera a unos cincuenta parlamentarios del denominado European Research Group, dijo que la "premier" no ha cumplido "sus promesas sobre abandonar la unión aduanera, mantener la integridad territorial y prescindir de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia”.

Por ello, se preguntó desde el Parlamento por qué no debería escribir una carta al presidente del grupo parlamentario del Partido Conservador, Graham Brady, para pedir una cuestión de confianza sobre May.

Londres, hervidero de dimisiones y declaraciones

Esther McVey: La ministra británica de Trabajo y Pensiones, Esther McVey, ha dimitido porque el borrador de "brexit" "no honra los resultados del referéndum" de 2016, en que un 52 frente a un 48 % de los británicos apoyaron salir de la Unión Europea (UE).

La diputada sostuvo que el pacto con la UE significa que el Reino Unido entregará 39.000 millones de libras (44,200 millones de euros) en su factura de salida "a cambio de nada", y "atrapará al país en una unión aduanera”.

"También amenaza la integridad del Reino Unido", alegó, en referencia a la cláusula sobre Irlanda.

Dominic Raab: El ministro británico para el "brexit", Dominic Raab, ha dimitido porque, dijo, "no puedo en conciencia apoyar los términos propuestos para nuestro acuerdo con la UE" y que el régimen regulatorio propuesto para Irlanda del Norte "plantea una amenaza muy real para la integridad del Reino Unido”.

Otras dimisiones: La secretaria de Estado del "brexit", Suella Braverman, y el secretario de Estado para Irlanda del Norte, Shailesh Vara.

Y mientras, la UE sigue su ritmo

La cumbre del 25 de noviembre se celebrará "si no pasa nada extraordinario”.

En Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció que los líderes de los 27 países que permanecerán en la Unión Europea (UE) tras la salida del Reino Unido celebrarán una cumbre extraordinaria el próximo 25 de noviembre para decidir si aprueban el acuerdo preliminar sobre el “brexit".

La presidencia austríaca de la Unión Europea (UE) ha convocado hoy una reunión ministerial para el próximo lunes en Bruselas con el objetivo de preparar la cumbre extraordinaria sobre el brexit.

Merkel, satisfecha: La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy que no ve más necesidad de negociar sobre el "brexit" al haberse logrado ya un principio de acuerdo entre Londres y Bruselas. En una comparecencia tras un consejo de ministros sobre digitalización, Merkel subrayó que "ambas partes negociadoras se han ido a casa con el consenso de que éste es el acuerdo de salida posible" del Reino Unido de la UE.

Pero Francia no despeja las "inquietudes": El acuerdo para el "brexit" logrado entre Bruselas y Londres es "un gran paso" en la buena dirección pero no despeja todas las "inquietudes", a causa de la situación interna en el Reino Unido.

"En este momento, no hay nada que nos permita saber si el acuerdo será adoptado (...) La actualidad política británica alimenta inquietudes sobre la ratificación del acuerdo", afirmó Philippe.

Mientras, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, invitó hoy al diálogo al norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno británico, para abordar su oposición al borrador del acuerdo del “brexit".

El dirigente democristiano aseguró a los medios en Dublín que su "puerta está abierta" para hablar con los unionistas, aunque precisó que no es su "lugar" decirle al DUP cómo debe proceder al respecto.

La libra pierde valor

La libra esterlina perdió un 1.2 % frente al euro, hasta 1.13 euros, y un 1.1 % ante el dólar, hasta 1.28 dólares, al conocerse la primera dimisión entre los ministros del Ejecutivo de la primera ministra conservadora, Theresa May.