Reactivación. Los establecimientos, con poca afluencia. Héctor García
En un recorrido realizado por VANGUARDIA, se constató, que contrario a lo que sucedía antes de la pandemia, las largas filas para ingresar a estos espacios no se aparecieron esta vez

Luego de que el Subcomité Técnico Covid-19 Sureste, determinó la reactivación de restaurantes-bar, antros y otros sectores económicos a partir del 1 de julio, este fin de semana los antros de la zona norte de Saltillo lucieron vacíos.

De acuerdo con el Subcomité, estos establecimientos deberían contar con previa “verificación de las autoridades Estatales y municipales, para una apertura parcial de iglesias y cultos religiosos, gimnasios, restaurantes-bar, autocinemas, museos y bibliotecas a partir del 1 de julio, cumpliendo con todos los protocolos”.

Sin embargo, aunque los trabajadores de los antros y restaurant-bar aseguran que recibieron la debida capacitación, este sábado poco se hizo notar dicha reactivación.

SIN FILAS EN ENTRADAS

En un recorrido realizado por VANGUARDIA, se constató, que contrario a lo que sucedía antes de la pandemia, las largas filas para ingresar a estos espacios no se aparecieron esta vez.

Anteriormente, para ingresar a bares, antros y restaurant-bar, al norte de Saltillo, era necesario contar con reservación previa y ocupar la mesa dispuesta antes de determinado horario, pues debido a la demandada del público, si se respetaba este horario la mesa sería turnada a alguien más.

De acuerdo con los trabajadores, meseros y cadeneros, estos últimos que tenían más de tres meses sin trabajar, durante este primer fin de semana tras su reactivación, la clientela apenas alcanza un 20 por ciento en comparación con los primeros meses del año.

En este sentido, sostienen que de no mejorar pronto el flujo económico algunos lugares podrían declararse en quiebra o bien, cambiar de giro para continuar operando.