Aclara Hacienda que los topes de precios anunciados son un promedio ponderado, pero que podría haber variaciones por regiones. / Archivo
Genera descontento tanto en Iniciativa Privada como entre consumidores

CDMX.- Los incrementos de hasta 20% a precios de las gasolinas y el diésel que regirán a partir del 1 de enero según anuncio de la Secretaría de Hacienda, generan preocupación y descontento en el ánimo de empresarios y la sociedad, pues el asunto se suma al desabasto de combustibles en 12 estados.

“Hay mucho descontento por precio y desabasto”, señalaron empresarios, y esa es una de las primeras reacciones tras la publicación de los precios de combustibles en las regiones del país, y en momentos en que se registra un desabasto en diversas entidades.

Por ejemplo, el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, Rafael García, dijo que los incrementos afectarán el desarrollo de la actividad turística.

La mayoría de los mexicanos viaja por carretera, en transporte privado o público, y las alzas reducirán los viajes o, en el mejor de los casos, los turistas decidirán no realizar viajes tan largos, agregó.

El dirigente hotelero, agrupación que afilia hoteles familiares e independientes, consideró que subirán los costos de insumos y éstos se reflejarán de manera inevitable en los precios al consumidor turístico.

“La adaptación a corto plazo será dolorosa”, dijo García.

Además del sector turismo, otro de los principales afectados será el de alimentos o agropecuario, pues sus requerimientos de transporte harán que los expendedores finales añadan el costo al consumidor final. 

Ajuste diario no debe ‘asustar’ al consumidor: Meade
El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, afirmó que los mexicanos no deben estar asustados por el aumento del precio de las gasolinas a partir de enero próximo, pues con el nuevo esquema de flexibilización el precio del petróleo se divorciará de razones tributarias o políticas.

Los nuevos precios máximos, especificó la Secretaría de Hacienda, estarán vigentes en tanto no se haya flexibilizado el mercado de combustibles en una región.

Con dicho esquema, dijo en entrevista con Radio Fórmula, México tendrá un mercado de gasolinas que permitirá la competencia, lo que a su vez derivará en que el precio del combustible suba o baje con base en las condiciones del mercado, como sucede actualmente en casi todo el mundo.

Luego del comunicado emitido esta mañana en el que se establecen los precios de las gasolinas a partir del 1 de enero próximo –15.99 pesos por litro de gasolina Magna y 17.79 pesos la Premium— Meade recalcó que son precios promedio que variarán en cada una de las 90 regiones del país, y a partir de la tercera semana de febrero habrá un ajuste de precios diariamente.

Añadió que en la historia del país, con excepción de unos meses del año pasado, el precio de la gasolina sólo subía y nunca bajaba.

“Lo que veremos a partir de este año, es que la gasolina habrá veces que suba o baje, como se vayan ajustando las condiciones de mercado”, subrayó. 

Con información de La Jornada