Proyecto. El Implan propone el desarrollo de las ciclovías en el norte, centro y sur de la ciudad para promover el uso de la bicicleta como transporte amable con el ambiente. ARCHIVO
La enfermedad y las crisis nos han mostrado la necesidad de tener un lugar limpio, bien comunicado, con movilidad incluyente

La contingencia sanitaria puede ser el momento para reflexionar en la ciudad que queremos construir: un espacio público que fomente la sana convivencia e incentive el cuidado del medio ambiente y la salud. Porque la enfermedad y las crisis nos han mostrado la necesidad de tener un lugar limpio, bien comunicado, con movilidad incluyente.

“Tenemos que aprovechar las lecciones que nos deja la contingencia sanitaria para repensar nuestra ciudad, para repensar lo que queremos de nuestra ciudad y para repensar nuestros modos de vida, que sean acordes con el medio ambiente, con una mayor cohesión con la comunidad, con un cuidado personal de nuestra salud”, señaló el director general del Instituto Municipal de Planeación Saltillo (Implan), Óscar Pimentel.

A nivel mundial, las restricciones de movilidad y las actividades fabriles disminuyeron las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global; el uso de la bicicleta como transporte durante la reactivación económica en algunas ciudades europeas, con políticas que quitaban espacio en las calles a los vehículos y aumentaban carriles para bicis, fue una política para reducir la propagación del coronavirus en la vía y el transporte públicos, pues es un instrumento individual que limita el contacto con personas y favorece el ejercicio aeróbico.

En cuanto a las emisiones de bióxido de carbono, provenientes de la combustión de automóviles que usan gasolina, Saltillo, al igual que todo el estado, también tuvo una disminución, de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente de Coahuila.

Pero en cuestión de movilidad, la prioridad sigue siendo de los automóviles: las obras y políticas públicas alientan el uso del vehículo particular y hacen a un lado a los peatones y ciclistas.

“Mucho del problema se deriva del concepto que teníamos de ciudad. Las ciudades están diseñadas en gran medida tomando en cuenta que la principal forma de movilidad son los vehículos particulares o el transporte público, con las deficiencias que pueda tener, taxis y camiones, pero siempre pensando en los vehículos motorizados”, explicó Óscar Pimentel.

Uno de los efectos colaterales de la contingencia, la mejora de la calidad del aire y el medio ambiente, está sirviendo para impulsar obras que beneficien la salud de las personas (está demostrado que la contaminación del aire está relacionada con el desarrollo de enfermedades respiratorias, lo cual resulta un agravante en este tiempo de coronavirus), como fomentar los pasos seguros de los peatones, desarrollar circuitos para bicicletas, reforzar la verificación vehicular.

Óscar Pimentel, director general del Instituto Municipal de Planeación Saltillo. ARCHIVO

CENTRO HISTÓRICO PEATONAL

Una de las primeras medidas que el Implan está considerando para mejorar la ciudad es desarrollar áreas peatonales en el Centro Histórico de Saltillo, proyectos que han tenido éxito comercial y social en varias ciudades mexicanas y de otros países.

“El primer requisito es que debe ser consensado. Quiero ser muy claro, la autoridad municipal no va a tomar decisiones unilaterales. No vamos a tomar medidas que no estén consensadas con la gente”, aclaró el director del Implan.

Para Saltillo, el desarrollo de calles peatonales debe ser un proyecto integral que considere comercio, vivienda, seguridad, transporte, imagen urbana, entre otros temas. Por eso, el Implan ha realizado juntas y foros de trabajo con vecinos y comerciantes del sector, así como especialistas.

“Hace unos meses convocamos a un grupo amplio de vecinos, comerciantes, prestadores de servicios en el Centro Histórico, líderes de opinión que tienen un concepto sobre lo que es y lo que debería ser el Centro Histórico. En este taller ya recogimos toda una serie de propuestas que nos van a permitir presentar una agenda de lo que debe hacerse en el Centro Histórico desde el punto de vista de imagen urbana, seguridad, limpieza, arborización, conservación y mantenimiento de nuestro patrimonio histórico”, puntualizó Pimentel Rodríguez.

El objetivo es llegar a un acuerdo con los sectores de la comunidad de la zona para que el Municipio se encargue de conducir una agenda encargada de mejorar el Centro Histórico, así como garantizar la seguridad y movilidad en el sector.

MÁS CIRCUITOS PARA BICIS

El uso de la bicicleta como forma de transporte, además de actividad física y recreativa, también es considerado por el Implan: en una primera etapa que se inicia la próxima semana, se contempla el equipamiento de un circuito ciclista en el norte de la ciudad, en los bulevares Los Valdés, Narro y Musa de León.

 “La construcción de los bulevares contempló el espacio para ciclovías, pero todavía no están equipadas, entonces vamos a equiparlas, un equipamiento mínimo porque no tenemos todos los recursos que queremos para este tipo de proyecto, pero al menos que podamos garantizar la seguridad que transitan en bicicleta o que la utilizan mucho para el acondicionamiento físico”, explicó Pimentel.

Después de este circuito del norte, continúa un el mantenimiento de la ciclovía que va de la zona universitaria en el bulevar Venustiano Carranza (desde el Ateneo Fuente) hasta el Centro de Gobierno (sobre bulevar Fundadores). A esto le seguirá un circuito en el sur de la ciudad.

“La otra propuesta es la rehabilitación de lo que tenemos en algunas vialidades del sur también para bicicletas y completar otro circuito en el sur de la ciudad. De tal manera que tuviéramos la ciclovía original, que son 35 kilómetros, más la ciclovía norte, más la ciclovía sur”, puntualizó.

Con estos proyectos, el Implan abonaría en la búsqueda de un Saltillo que tome en cuenta la salud de las personas y el medio ambiente a la hora de desarrollar obras urbanas y viales, una lección que debe aprenderse en esta pandemia.

“La ciudad es finalmente una manera de vivir en comunidad, es el escenario material de vivir en comunidad; y si queremos tener una comunidad mejor, tenemos que construir una ciudad mejor”, aseguró Pimentel.