Tema. Durante el Consejo de Seguridad se analizó el tiroteo del Colegio Cervantes de Torreón. Héctor García
El mandatario abundó que en los registros que se tienen disponibles hasta el momento, en ninguna de las plataformas aparece el abuelo con antecedentes de haber pertenecido a alguna corporación policial o militar

Las dos armas que utilizó el niño José Ángel “N” para disparar a su profesora y a compañeros en el Colegio Cervantes de Torreón estaban en posesión de su abuelo de manera ilegal, confirmó el gobernador Miguel Riquelme.

El mandatario abundó que en los registros que se tienen disponibles hasta el momento, en ninguna de las plataformas aparece el abuelo con antecedentes de haber pertenecido a alguna corporación policial o militar.

Riquelme confirmó que las dos eran armas ilegales, pues la calibre .40 es de uso exclusivo del Ejército Mexicano, mientras que del arma calibre .25 no se hallaron antecedentes de que el abuelo del menor haya solicitado permiso para poderla portar.

“Dentro del cateo realizado (a la propiedad del abuelo) se encontraron algunas cosas que no se ha podido corroborar si son legítimas o no, para poder ver si realmente él traía de manera ilegal o portaba alguna charola (credencial) de alguna corporación, pero la realidad es que eso está ahorita en la investigación. Van a seguir investigaciones a profundidad, a qué se dedicaba y qué antecedentes tenía”, dijo.

Riquelme mencionó que en las próximas horas deberá resolverse la situación jurídica del abuelo y del papá del menor.

Recalcó que la maestra fallecida en los hechos tuvo una actitud responsable, incluso, heroica.

“Porque el menor pudo haber accedido a las aulas y esto pudo haber sido una tragedia mucho mayor a la que vivimos este viernes. Es verdad que la maestra lo encaró y ahí en ese momento se dio la muerte, pero con el sonido del disparo y la alerta salieron los demás y el niño actúa de la forma que todos conocemos ya públicamente”, indicó.