Más que las consecuencias de la rebaja en la calificación que la calificadora Fitch Ratings otorgó a PEMEX este martes, el Presidente López Obrador consideró necesario analizar el papel “cómplice” que los especialistas habrían tenido durante los gobiernos que “saquearon a PEMEX”

Saltillo, Coah. Pasaron 55 minutos de la “conferencia mañanera” sin que el tema apareciera en escena. El Presidente no lo anunció al principio de ésta, y ninguno de los primeros cinco representantes de medios a quienes se les permitió hacer preguntas cuestionaron sobre la rebaja en la calificación de Pemex, anunciada el martes por la calificadora Fitch Ratings.


Fue el sexto reportero en preguntar quien solicitó una reacción al mandatario sobre la decisión de la calificadora que, de acuerdo con especialistas, coloca a la petrolera mexicana a un paso de que sus papeles de deuda se ubiquen en el terreno “especulativo”.

Lo que siguió no fue una respuesta técnica, sino una andanada de acusaciones en contra de la calificadora y de los “técnicos” que, desde la visión del Presidente, han guardado “un silencio cómplice”:


“Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos (las calificadoras), que permitieron el saqueo, que avalaron la llamada reforma energética, que sabían de que no llegó la inversión extranjera y que no se incrementó la inversión en Pemex y que eso fue lo que produjo la caída en la producción petrolera y nunca dijeron nada”, dijo López Obrador.


“Guardaron un silencio cómplice. Y ahora que estamos recuperando a Pemex salen con sus recomendaciones o tratando de calificar sobre el desempeño de Pemex”, añadió, para enseguida introducir una nota de contraste: “Los inversionistas con ética saben muy bien que Pemex es una empresa sólida porque ya está manejada con honestidad”, dijo, aunque no precisó quiénes son unos y quiénes son otros.

Más adelante el mandatario deslizó la posibilidad de que la rebaja en la calificación de Pemex sea en realidad una reacción a las acciones de su gobierno contra la corrupción:


“¡Imagínense!: si imponen una política económica durante 36 años, se dedican a saquear, a robar, a empobrecer al pueblo, y luego hay un cambio, pues están molestos, inconformes y tratan de desprestigiarnos cuando ahora México tiene mucha fortaleza por su autoridad moral”, señaló.


Más adelante volvió al tema y acusó de complicidad a las calificadoras por el “fracaso” de la reforma energética promovida durante el sexenio de Enrique Peña Nieto:


“Los de las calificadoras… o algunos, para no generalizar, sabían que en los considerandos de la ley para permitir la entrega de contratos a particulares, se establecía que íbamos a estar produciendo, este año, tres millones de barriles. ¿Qué no los sabían eso los técnicos de las calificadoras? Y, ¿creyeron eso, o fueron cómplices del engaño?”, fustigó.


Hacia el final de la conferencia matutina planteó la posibilidad de dedicar una jornada a analizar el fenómeno de la corrupción en Pemex durante el “período neoliberal”, sesión a la que dijo invitaría a ejecutivos de las calificadoras:


“Se me hace que voy a invitar a los de las calificadoras a que vengan. Porque quiero informarles sobre la corrupción en Pemex. Lo que ha habido y que ellos no han visto… o no han querido ver. Y lo que estamos haciendo para que eso se termine y Pemex tenga mucho más fortaleza económica y financiera”, señaló.

Como frase de despedida, el mandatario dijo que esperaría a conocer el diagnóstico de otras calificadoras y tildó de “charlatanes” a los especialistas de Fitch Ratings: “Hay que esperar a otras calificadoras. Porque pues, como en todo, hay calificadoras serias, responsables, hay otras que no lo son tanto. Hay también en esto, charlatanería”, concluyó.


Frases:


“Sobre la calificación yo creo que Pemex está mejor que en los últimos 30 años. Porque el principal problema de Pemex era la corrupción y ya se está limpiando Pemex de corrupción”

“Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos (las calificadoras), que permitieron el saqueo, que avalaron la llamada reforma energética”

“Los inversionistas con ética saben muy bien que Pemex es una empresa sólida porque ya está manejada con honestidad”

“Pemex fue una empresa saqueada durante el periodo neoliberal. De las empresas más saqueadas del mundo. De las empresas con más corrupción en el mundo”

“¿Tomó en cuenta esa calificadora (Fitch Ratings) de que por la intervención de nuestro gobierno nos vamos a ahorrar 30 mil millones que teníamos que haber devuelto -como era la mala costumbre- a quienes estaban solicitando que se les regresara el impuesto sobre la renta?”

“Hay que esperar a otras calificadoras. Porque pues, como en todo, hay calificadoras serias, responsables, hay otras que no lo son tanto. Hay también en esto, charlatanería”.


Sobre la calificación yo creo que Pemex está mejor que en los últimos 30 años. Porque el principal problema de Pemex era la corrupción y ya se está limpiando Pemex de corrupción. Pemex fue una empresa saqueada durante el periodo neoliberal. De las empresas más saqueadas del mundo. De las empresas con más corrupción en el mundo.


Y se esmeraron estos tecnócratas corruptos en destruir a Pemex, pero por fortuna, como una bendición, el pueblo de México decidió que se llevara a cabo un cambio ara sacar al país de la crisis, para acabar con la corrupción y para rescatar a Pemex y lo vamos a lograr.


Por eso, Pemex tiene mucha fortaleza. No les alcazó a estos amiciosos para terminar de destruir a Pemex. Sólo pudieron entregar el 20% del potencial de Pemex. Del potencial que significa la riqueza petrolera de la nación. Es como cuando entra una banda de malhechores a un banco y empiezan a robarse el dinero de la  bovedas y suena una alarma… eso fue la elección del dia 1 de julio del año pasado… y se llevan lo que pueden, pero salen huyendo.

¿El año de Hidalgo?


Pero que eso. Pero no alcanzan a llevarse todo. Lo que dejaron es suficiente como para sacar adelante a Pemex y sacar adelante al país. Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la llamada reforma energética, que sabían de que no llegó la inversión extranjera y que no se incremento la inversión en Pemex y que eso fue lo que produjo la caída en la producción petrolera y nunca dijeron nada. Guardaron un silencio cómplice. Y ahora que estamos recuperando a Pemex salen con sus recomendaciones o tratando de calificar sobre el desempeño de Pemex. Los inversionistas con ética saben muy bien que Pemex es una empresa sólida porque ya está manejada con honestidad. Pero además les voy a dar otros ejemplos, porque no van a faltar los especialistas, expertos en la materia, que empiecen a hacer cuentas de las pérdidas que significa una calificación como la que acaban de emitir.


¿Cuánto nos vamos a ahorrar?


Sólo evitando el robo de combustible. ¿Saben cómo estuvo ayer el robo de combustible? A ver, ¿Por qué no ponen la gráfica?
¿Cuándo se había visto esto? A ver la calificadora ha tomado en cuenta, como dicen los tecnócratas esta variable? ¿Tomó en cuenta esa calificadora de que por la intervención de nuestro gobierno nos vamos a ahorrar 30 mil millones que teníamos que haber devuelto, como era la mala costumbre a quienes estaban solicitando que se les regresara el impuesto sobre la renta?.


Nosotros vamos a fortalecer a Pemex se van a fortalecer las finanzas públicas. Claro que no les gusta. Imagínense: si imponen una política económica durante 36 años, se dedican a saquear, a robar, a empobrecer al pueblo, y luego hay un cambio, pues están molestos, inconformes y tratan de desprestigiarnos cuando ahora México tiene mucha fortaleza por su autoridad moral. En el país, al interior del país, la gente se siente orgullosa de que se está enfrentando el problema de la corrupción y en el mundo somos un ejemplo por lo que se está haciendo de no permitir la corrupción.

Si nos importa, pero no son jueces que sean infalibles los técnicos de las calificadoras. Y tenemos el derecho a disentir. Eso es lo que puedo comentar. Vamos bien. Ellos no están considerando una serie de factores que para nosotros son fundamentales. Bueno: lo que nunca consideraron que el principal problema de México es la corrupción. Eso no lo toman en cuenta. Nunca han hecho la cuenta de cuánto se pierde, cuánto se deja de crecer por la corrupción. Ni siquiera consideran de que el poco crecimiento que ha habido, o el nulo crecimiento económico, en 30 años se deba a la corrupción. No está en sus esquemas. No lo toman en cuenta.


Los de las calificadoras… o algunos, para no generalizar, sabían que en los considerandos de la ley para permitir la entrega de contratos a particulares, se establecía que íbamos a estar produciendo, este año, tres millones de barriles. ¿Qué no los sabían eso los técnicos de las calificadoras? Y ¿creyeron eso, o fueron cómplices del engaño? Bueno: resulta que se están extrayendo 1 millón 720 mil barriles y hay una tendencia a la baja. Porque se dejó de invertir. ¿Qué estamos haciendo? Invirtiendo como nunca y fortaleciendo a Pemex.

Porque a Pemex se le quitaban todos sus recursos y ahora se les está reponiendo del presupuesto para que puedas invertir y parte de los derechos que le pagaban a Hacienda ya no los van a pagar.

La corrupción en México hay que combatirla no sólo por razones de índole moral, sino porque es muchísimo el dinero que se va por el caño de la corrupción. Mucho, mucho, mucho dinero. Mas de lo que imaginamos. Perforar un pozo con corrupción puede significar pagar 3, 4 veces más lo que cuesta. Aquí me pasaría toda la mañana hablándoles de actos de corrupción en Pemex durante el periodo neoliberal. Del saqueo llevado a cabo.

Permitido con funcionarios, asociados con empresarios y traficantes de influencias. En operaciones ilícitas de todo tipo, pero un día de estos. Se me hace que voy a invitar a los de las calificadoras a que vengan. Porque quiero informarles sobre la corrupción en Pemex. Lo que ha habido y que ellos no han visto o no han querido ver y lo que estamos haciendo para que eso se termine y Pemex tenga mucho más fortaleza económica y financiera.


Hay que esperar a otras calificadoras. Porque pues, como en todo, hay calificadoras serias, responsables, hay otras que no lo son tanto. Hay también en esto, charlatanería.