En videoconferencia de prensa, el empresario aseguró que el evento no fue una rifa, además de que no le dejó recursos a la Lotería Nacional. ESPECIAL
Gustavo de Hoyos, asegura que no se ganó nada con la rifa y manifestó su rechazo a la consulta para enjuiciar a expresidentes

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), calificó como “el fraude del siglo” a la rifa del avión presidencial realizada por el gobierno federal el 15 de septiembre pasado.

En videoconferencia de prensa, el empresario aseguró que el evento no fue una rifa, además de que no le dejó recursos a la Lotería Nacional, ni a nada de todo lo que se dijo que haría ella.

Yo creo que si algún calificativo le queda es el fraude del siglo. Creo que en todos los años de la Lotería Nacional no se registra un solo caso de un sorteo con una pérdida como ésta".
Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex

“Yo creo que si algún calificativo le queda es el fraude del siglo. Creo que en todos los años de la Lotería Nacional no se registra un solo caso de un sorteo con una pérdida como ésta. Hay muchos análisis de lo que se tuvo que inyectar para que tuviera un número más representable y aún así es deficitario”.

Asimismo, sospechó que muy pocos empresarios  compraron boletos, “pero ni lo encuestamos ni es un tema de relevancia para nosotros, porque las organizaciones empresariales no existen para comprar sorteos de rifas”.

Sostuvo que se desprestigió el trabajo de la Lotería Nacional, que se había manejado como una institución que realizaba sorteos para la beneficencia pública, para apoyar causas relevantes del país. “Es el más grande fracaso en la historia de la Lotería Nacional”.

Respecto a la iniciativa para enjuiciar a expresidentes emitida por el Gobierno, la Coparmex manifestó que es absolutamente antijurídico este planteamiento y como tal, la respuesta que dará la Suprema Corte de Justicia será que se declare improcedente la petición del Presidente.

“Pensamos que el cumplimiento a la ley no es un tema de opinión pública, ni siquiera de consulta popular. El cumplimiento de la ley es una obligación que las autoridades, sean populares o no. Cualquier otra deliberación es antijurídica.  No implica hacer ninguna defensa de ningún exmandatario”, concluyó de Hoyos. (Con información de La Razón)