Foto: Especial
El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, comentó que una de las principales medidas es la reestructuración de créditos que tienen las personas físicas y empresas con las instituciones bancarias, para posponer los pagos de capital e intereses

Ante la contingencia sanitaria por la pandemia de coronavirus COVID-19, aseguradoras y bancos acordaron con autoridades federales la implementación de medidas para apoyar a los usuarios que deben pagar créditos y seguros.

El secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, comentó que una de las principales medidas es la reestructuración de créditos que tienen las personas físicas y empresas con las instituciones bancarias, para posponer los pagos de capital e intereses sin que el crédito se quebrante.

Esto, dijo el funcionario, “complementa algunas medidas adicionales de la semana pasada, con el objetivo de proveer liquidez al mercado”.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) explicó que el acuerdo logrado con las instituciones bancarias consiste en la oportunidad de diferir, de forma parcial o total los pagos de capital y/o intereses hasta por cuatro meses, con posibilidad de extenderlo a dos meses más.

“Los saldos se podrán congelar sin cargo de intereses. Lo anterior, resultará aplicable siempre y cuando el crédito se encuentre clasificado como vigente al 28 de febrero de 2020”, explicó Hacienda en un comunicado.

Este apoyo aplicará para créditos hipotecarios, créditos revolventes y no revolventes dirigidos a personas físicas, como el automotriz, personal, de nómina, tarjeta de crédito y microcrédito.

También se aplicará para los créditos comerciales dirigidos la actividad empresarial “en sus diferentes modalidades, incluidos los agropecuarios”.

Aseguradoras se suman

La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) y la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) también acordaron medidas como el aplazamiento de pagos de sus clientes, así como otorgar facilidades para que sus pólizas puedan incluir riesgos derivados del coronavirus COVID-19.

El resto de las medidas incluyen extender el plazo para el refrendo de cédulas, para que los agentes de seguros puedan concentrarse en atender a la población que lo requiera; evitar la penalización o cancelación de pólizas para clientes que no logren pagar a tiempo.