Tomada de Internet
Su talento lo llevó a jugar en Grandes Ligas con tres equipos

El exjugador mexicano, Narciso Elvira, fue asesinado el martes junto a su hijo en Veracruz.

El pelotero, que jugó en Grandes Ligas con Dodgers, Rangers y Cerveceros de 1991 a 1996, murió en la localidad de Paso del Toro, municipio de Medellín de Bravo, cerca de la zona turística de Vceracruz. 

El ataque armado contra el ahora ganadero y productor de caña, fue perpetrado por sicarios que desde dos camionetas dispararon contra Narciso Elvira, quien en el 2000 también jugó para lo Búfalos de Osaka, Japón y para los Leones Samsung de Corea del Sur.

Autoridades acudieron al lugar e iniciaron una investigación de los hechos.

Pero el expelotero no había estado fuera del peligro. En el 2015, fue secuestrado en la comunidad de Cocuite, donde vivía desde que se retiró del beisbol.

El deportista permaneció 23 días plagiado, tiempo en el que encabezó las negociaciones para que fuera liberado. Fue gracias a un operativo especial de la Procuraduria General de Justicia del Estado como logró su libertad.

Tras su muerte, el mundo del beisbol externó sus condolencias por la tragedia.