El actor se había quejado de no poder asistir a fiestas de disfraces, pero se sacó la espinita y además invitó al a la famosa exmodelo

Nada de terrorífico tuvo en disfraz que George Clooney eligió para la fiesta de disfraces de la marca de Tequila que era suya "Casamigos". Sin embargo no dejó de hacerse viral, pues su galanura está a flor de piel y además se hizo acompañar de una Top Model que no deja de arrancar suspiros: Cindy Crawford, quien estuvo acompañada de su marido Rande Gerber.   

La fiesta tuvo lugar en Las Vegas y a quien se le extrañó fue a Amal Clooney, la esposa de la estrella de Hollywood. La fiesta fue un éxito y aunque el actor vendió su marca de tequila al gigante Diageo por 700 millones de dólares, el sigue siendo imagen de la marca y hace todo lo que está en sus manos para promocionar la marca.

"Anoche ellos estaban vestidos de estrellas del rock y yo me disfracé de hombre al que le tocaba limpiar la mi**da de un pañal. Era un disfraz maravilloso, y muy divertido. No te puedes ni imaginar lo mucho que me divertí anoche", aseguró Clooney con su sentido del humor habitual quejandose que la noche anterior no había podido ir a una fiesta de la misma marca Casaamigos.
 
"Yo tengo un buen hígado", bromeó Rande acerca del consumo desmedido de tequila que definiría la velada, a lo que Clooney se vio obligado a añadir: "Yo voy a necesitar uno nuevo de cara a la próxima semana".

Los Clooney se conocieron en 2013 y se casaron en una megaboda en Venecia en septiembre de 2014, que se celebró durante cuatro días y costó más de 10 millones de dólares. La pareja anunció en febrero de 2017 que esperaban a sus hijos, y contaron su nacimiento en junio en un divertido comunicado. "Ella, Alexander y Amal están sanos, felices y se encuentran bien", dijeron, para continuar afirmando que "George está sedado y debería estar recuperado en unos pocos días".