Foto: Especial
Destacó que la “inmunidad de rebaño” se puede alcanzar protegiendo a los más vulnerables, no necesariamente a quienes se infecten más, como los jóvenes, sino a quienes pueden tener consecuencias graves si llegan a enfermarse

CIUDAD DE MÉXICO.- El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que no estamos cerca de la inmunidad de rebaño o de anticuerpos en los mexicanos, aunque sí hay un aumento de la inmunidad poblacional contra el covid-19.

“La gran inquietud en la comunidad mundial es que el virus SARS-CoV-2, que va variando con estas mutaciones, no cambie tanto la composición química, de tal manera que los anticuerpos que se generaron para una variante del virus en meses atrás ya no sean útiles para un virus que evolucionó posteriormente”, apuntó en la conferencia de prensa vespertina sobre la pandemia.

Un ejemplo clásico, dijo, es el virus de la influenza que muta a tal velocidad que si en un año se colocan vacunas con cierta composición química que genera anticuerpos, al año siguiente el virus es suficientemente diferente como para ya no ser afectado por los anticuerpos que produjo el año pasado, y por eso hay que revacunar cada año contra el virus, porque en cada temporada anual de influenza ya son diferentes.

La gran pregunta que todavía no se puede responder, porque no hay suficiente tiempo de experiencia de convivir con el virus SARS-CoV-2, causante de covid-19, es si va a evolucionar, mutar, transformarse química y genéticamente tan rápido, que se requiera revacunar una y otra y otra vez, abundó el funcionario federal.

Por su parte, el coordinador médico general del Instituto de Salud para el Bienestar, Víctor Hugo Borja Aburto, refirió que 45 millones de mexicanos tuvieron contacto con el virus SARS-CoV-2, según sus estimaciones, y la letalidad fue menor al 1%, lo que redimensiona las consecuencias de la enfermedad.

Destacó que la “inmunidad de rebaño” se puede alcanzar protegiendo a los más vulnerables, no necesariamente a quienes se infecten más, como los jóvenes, sino a quienes pueden tener consecuencias graves si llegan a enfermarse, para disminuir la mortalidad.

“Porque, aunque al principio no disminuyen los contagios, sí merma la mortalidad, sobre todo porque México priorizó a los más vulnerables”.

Seroprevalencia

Al presentar una estimación de la seroprevalencia del coronavirus, es decir, cuántas personas tienen ya anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2, Borja Aburto explicó que encontraron la mayor prevalencia en el noroeste del país.

“Las distintas seroprevalencias reflejan que la circulación del coronavirus fue distinta, no homogénea en todo el país, y las curvas epidemiológicas por regiones fueron diferentes. Esto no toma en cuenta la gravedad de la enfermedad sino mide la infección”, indicó.       

Además, a nivel nacional pasó de 3.5% a 33.5% durante el tiempo que se hizo el estudio, del 10 de febrero hasta el 31 de diciembre de 2020, y 86.1 de los anticuerpos neutralizantes o protectores.

“Este estudio se realizó hasta la mitad del segundo brote o de la segunda ola. Es un muestreo anónimo a partir de sueros sobrantes en 34 bancos de sangre y en 34 laboratorios clínicos de pacientes no relacionados con covid-19”, informó.

En total fueron 24 mil 273 muestras procesadas de todos los grupos de edad. Se hicieron dos pruebas: una de anticuerpos común, a través de una prueba de quimioluminiscencia, aprobada por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) y con registro de la Cofepris (Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios), llamada LIAISON (Diasorin).

La otra prueba fue indirecta, de neutralización del virus SARS-CoV-2 llamada GenScript, para detectar anticuerpos neutralizantes (protección de infección), quimioluminiscencia, ensayo de inmuno-absorción ligado a enzimas (Eliza) y registros para su uso. Está aprobada por la FDA.

“Es una prueba compleja porque se tiene que cultivar el virus y se tiene que poner en contacto con los anticuerpos, pero por eso puede hacerse esta prueba indirecta”.

Es un estudio que realizó el Laboratorio de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social, que complementa el Sistema de Vigilancia Epidemiológica del país.

Se publicó recientemente en el número especial de covid-19 de la revista “Microrganismos”, donde participaron de manera importante el doctor Esteban Muñoz Medina y la doctora Concepción Grajales, junto con el equipo del laboratorio.

Borja Aburto, epidemiólogo y médico general, fue director de Prestaciones Médicas del IMSS y coordinador de Vigilancia Epidemiológica y Respuesta a Contingencias. Creó la Red de Laboratorios de Vigilancia Epidemiológica del IMSS y fue director de Salud Ocupacional de ese instituto.

Registro para personas de 50 a 59 años

Respecto a la nota que circuló sobre las fallas en la página de registro para la vacunación de las personas de 50 a 59 años, donde se señalaba que debían volver a entrar a la página para actualizar el folio, López-Gatell sostuvo que se trata de una noticia falsa.

“Circuló en las redes sociales una noticia, una idea, de que quien se registró en la plataforma mivacuna.salud.gob.mx y lo hizo el 27 de abril deben volver a registrarse, lo cual no tiene ningún sentido”.

Este martes por la tarde lo comentó en su cuenta de Twitter, dijo, “y es parte de una campaña de sabotaje, quién sabe quién la perpetra. Seguramente una mente muy perversa y mal intencionada que está atentando contra el interés superior de la nación, y es falso, pues circuló antes de que abrieran la página de registro”.

Al percatarse de que aún había tiempo, hizo una simulación de registro en la pantalla que colocan en la conferencia de prensa para presentar las gráficas y el registro diario de las cifras de coronavirus en el país.