Foto: Especial
Advierten que Andrés Manuel López Obrador debe tener cuidado con Aleatica porque posee el 49 por ciento de las acciones del Aeropuerto de Toluca, “otro regalo que Peña Nieto le hizo a OHL desde 2006 cuando era gobernador del Estado de México"

Ciudad de México. “La vida sin Enrique Peña Nieto como presidente ya no es igual para la empresa OHL (hoy Aleatica), porque desde que terminó su sexenio avanzan, aunque lentamente, las denuncias en su contra que fueron congeladas por el gobierno anterior”, aseguró Pablo Diez Gargari, abogado de Infraiber y de los accionistas minoritarios de esa empresa de origen español, concesionaria del Circuito Exterior Mexiquense y otras carreteras, involucrada en escándalos de corrupción hace 4 años.

La entonces Procuraduría General de la República (PGR) “retrocedió el procedimiento y al final del gobierno anterior se me notificó que decidió no ejercer la acción penal. Solicité amparos que he comenzado a ganar y hace unos días un juez federal ordenó a un juez de control que dejara sin efecto el ‘no ejercicio de la acción penal’ decidido por la procuraduría y ordenó que se notificara a la SHCP si iba o no a denunciar”, refirió Diez Gargari, en entrevista.

La SHCP, ya bajo este gobierno, “me informó (hace una semana aproximadamente) que la CNBV ya emitió opinión sobre si había delito o no. Curiosamente yo pedí copia de la opinión y me dijeron que no me la podían entregar porque eso podía afectar los derechos de los imputados y que se sustrajeran a la acción de la justicia. Eso hace pensar que ya habría una opinión de delito de la CNBV sobre OHL (Aleatica)”, consideró el abogado.

Desde el sexenio pasado, el abogado presentó 8 denuncias ante la PGR – ahora Fiscalía General de la República - , otras 2 o 3 ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública (SHCP) porque algunos delitos previstos en el mercado de valores tienen que ser denunciados ante esa dependencia, así como otro par ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Las denuncias tienen dos vertientes: delitos financieros y corrupción e involucran tanto a directivos de la empresa como ex funcionarios públicos, incluidos el mismo Peña Nieto y Gerardo Ruiz Esparza, anterior secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Ohl-Aleatica, dueña de la mitad del aeropuerto de Toluca

Diez Gargari advirtió que el presidente Andrés Manuel López Obrador debe tener cuidado con Aleatica porque posee el 49 por ciento de las acciones del Aeropuerto de Toluca, “otro regalo que Peña Nieto le hizo a OHL desde 2006 cuando era gobernador del Estado de México, porque no fue licitado y se lo otorgó sin que la empresa tuviera experiencia en aeropuertos”. El resto de las acciones pertenecen a los gobiernos federal y estatal.

“Si el gobierno actual va a comprar a Aleatica sus acciones del Aeropuerto de Toluca debe verificar su precio para evitar que la empresa lo infle alegando que ha hecho inversiones por 4 mil millones de pesos, las cuales deben ser comprobado. No hay que dejarse engañar de que porque OHL cambió de nombre, se arregló toda la corrupción. Una concesión de una obra de infraestructura de largo plazo y de un monto muy grande como la del Circuito Exterior Mexiquense, por ejemplo, va generar a OHL -Aleatica un rendimiento anual de 10 por ciento anual, por encima de la inflación, durante los próximos 50 años y eso se tiene que acabar”, sostuvo.

Entre abril y julio de 2015, grabaciones con las voces de José Andrés de Oteyza y Pablo Wallentin, quienes entonces eran presidente y director de relaciones públicas de OHL, revelaron el pago de sobornos a funcionarios mexicanos. En mayo de 2016, OHL México fue multada por 71.9 millones de pesos por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), pero la cual determinó que no hubo fraude.

“La mina de oro para OHL era México y con una sola carretera, el Circuito Exterior Mexiquense y ahora el Viaducto Bicentenario que empieza a convertirse más o menos en lo mismo. Luego de que los sancionó la CNBV, el plan de OHL era comprar su participación a la mayoría de los accionistas minoritarios para ‘deslistar’ a la empresa de la bolsa y así no informar al público, lo cual no pudieron hacer aunque la hayan vendidoy cambiado de nombre ”, aseveró.

OHL se convirtió en Aleatica luego de que el 85 por ciento de sus fueron compradas en 2015 por IFM Investors, un fondo de pensiones de Australia. Diez Gargari aseveró que sigue siendo la misma empresa, porque aunque los dueños ya no son los mismos es operada por los mismos directivos, Juan Luis Osuna y Sergio Hidalgo, como presidente del consejo y director de OHL.