Foto: Tomada de Internet
Por cada punto porcentual de reducción en la tasa de interés de referencia del Banxico, la carga financiera de las empresas se reduce 3.5 por ciento

La reducción que el Banco de México (Banxico) ha realizado en su tasa de interés de referencia, de 8.25 a 6 por ciento entre agosto de 2019 y abril de 2020, ha favorecido más a las empresas de mayor tamaño que las de menor tamaño, pues la carga financiera se ha reducido más en las primeras, por lo que se requieren acciones adicionales para apoyar a las más pequeñas ante la crisis por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad covid-19.

De acuerdo con un análisis del Banxico, de agosto de 2019 a abril de 2020, la carga financiera de las empresas de mayor tamaño disminuyó 8 por ciento, mientras que para las empresas de menor tamaño la disminución fue de 5 por ciento.

En términos nominales, el ahorro financiero ronda los 11 mil millones de pesos para las empresas de mayor tamaño, contra 2 mil 600 millones para las de menor tamaño.

Así, por cada punto porcentual de reducción en la tasa de interés de referencia del Banxico, la carga financiera de las empresas se reduce 3.5 por ciento (48 mil millones de pesos) para las grandes y 2.2 por ciento (mil 100 millones de pesos) para las de menor tamaño.

El instituto central explicó que esto resulta relevante porque cerca de 80 por ciento de los créditos empresariales de la banca comercial son a tasa variable y eso impacta en la carga financieras de las compañías.

Sin embargo, dada la heterogeneidad de la composición de la cartera de crédito de la banca comercial, la reducción de la carga financiera de las empresas ha sido distinta, dependiendo del tamaño de las mismas, ya que empresas de mayor tamaño demandan no solo cantidades diversas de crédito, sino porque el plazo y tipo de contrato también varía.

Financiamiento


En marzo de 2020, cerca de 85% del saldo del financiamiento bancario en moneda nacional a las empresas grandes se asoció con créditos a tasa variable.

Pymes


En las empresas de menor tamaño esta proporción fue de solo 66%, pues a ese nivel requieren de estímulos adicionales a los que pudieran obtener en sus créditos tradicionales.