Tradición. Contrario a otros años, las visitas a los camposantos de la ciudad son mínimas. | Foto: HÉCTOR GARCÍA
Visitas no alcanzan ni el 10 por ciento de las mil que se reportaban a mediados de octubre

Las visitas de saltillenses a los camposantos no alcanzan ni 100 personas al día, de las mil que acudían hasta hace una semana, lo que se refleja en el abandono de lápidas y además agrava la situación económica de los comerciantes que se instalan en sus alrededores.

Pocas personas son las que han decidido acudir a visitar a sus fieles difuntos, atendiendo el llamado del Subcomité Técnico Regional COVID-19 Sureste, sin embargo, esto representa un mayor número de tumbas con maleza a su alrededor, flores marchitas y partes resquebrajadas de las lápidas.

Alberto Alvarado, encargado del Panteón Santiago, señaló que aunque las autoridades mantienen los pasillos del cementerio libres de basura o matorral, son los familiares quienes deben hacerse cargo de la conservación de las losas.

Riesgoso. La mayoría de quienes acuden a los panteones son personas de la tercera edad. | Foto: HÉCTOR GARCÍA

“De por sí las tumbas presentaban cierto abandono, que se agravó con el confinamiento, y será aún más complicado mantenerlas limpias o en buen estado ante la baja afluencia de visitantes debido al cierre de los panteones durante las fechas conmemorativas”, expresó el encargado.

Alvarado consideró que lo correcto es no salir de casa, celebrar con altares de muerto en casa y abstenerse de la tradición de festejar con alimentos y música en los panteones, previendo que la visita sea solo para aquellos difuntos de años atrás y no de alguien que es llevado a enterrar a causa del coronavirus.

Sin embargo, invitó a las familias saltillenses a que en caso de acudir, sea un integrante que no pertenezca a los grupos más vulnerables como niños, adultos mayores o mujeres en periodo de gestación, pues de los visitantes que han acudido, la mayoría son abuelitos.

PÉRDIDAS DE HASTA
45 MIL PESOS

Por su parte, floristas y comerciantes de caña, calaveras de azúcar o cazuelas de barro que año con año se instalan en los alrededores de los panteones, coincidieron en que la baja afluencia también representa un fuete impacto en sus ventas que llega al 80 por ciento.

“Hicimos una inversión de 45 mil pesos entre todos los hermanos y ahora resulta que no abrirán los panteones; como la gente acostumbra venir el mero día no creo que lo haga ni antes ni después”, comentó José Santos Rico, comerciante de caña y artesanías con temática del Día de Muertos. 

“En nuestro caso no se pierde, porque son jarros, adornos y flores artificiales, pero la ganancia ahí se queda parada un año, porque la gente no comprará hasta el otro año, aunque lo invertido ya nadie nos lo repone”, expresó Osvaldo Aguilera, otro de los comerciantes. 

POR PRECAUCIÓN

El Subcomité Técnico Regional COVID-19 Sureste, determinó lo siguiente:

Se establece la apertura de panteones del lunes 26 al viernes 30 de octubre, en horario de 08:30 a 19:30 horas.

El sábado 31 de octubre, domingo 01 y lunes 02 de noviembre permanecerán cerrados por seguridad.

Serán reabiertos del martes 03 al viernes 06 de noviembre, de 08:30 a 19:30 horas.