Foto: Especial
Su director general indicó que la cartera vencida de BanCoppel es de 14%, un nivel que, en su opinión, es acorde al modelo de negocio basado en prestarle a la gente con ingresos variables

CIUDAD DE MÉXICO.- La  quiebra  de Banco  Ahorro Famsa ha puesto bajo la lupa a los bancos que atienden a la población de menores recursos debido a que la paralización económica por la pandemia ha incrementado los índices de morosidad, fenómeno  que  no  preocupa  a  BanCoppel  pues  está  preparado  para  enfrentar  no sólo ésta, sino cualquier otra eventualidad que pudiera presentarse en el camino, asegura  Julio  Carranza,  su  director general.

“Estamos más fuertes que nunca. El índice de cobertura de nuestra morosidad es de 1.25 veces, lo que significa que tenemos reservas de toda la cartera vencida más un cuarto adicional para estar  totalmente  seguros  de  que  podemos  enfrentar  el  impago de nuestros clientes por la pandemia, aunque lo que nosotros pensamos que va a suceder es que simplemente  se  van  a  atrasar  un  poquito  más. Además,  de  aquí a fin de año, estamos creando reservas adicionales prudenciales por 500 millones de pesos para garantizar que podemos hacer frente a cualquier otra situación no prevista”.

En entrevista, el banquero indicó que la cartera vencida de BanCoppel es de 14%, un nivel que, en su opinión, es acorde al modelo de negocio basado en prestarle a la gente con ingresos variables.

Consideró que financiar a la base de la población es necesario para que este país salga adelante debido a que muchos de ellos cuentan con micro y pequeños negocios que generan empleos.

Además  destacó  que  al  cierre  de  mayo,  la  institución financiera captó 73 mil millones de pesos mientras que el financiamiento llegó a  25  mil  millones.  “Lo  que  significa  que  tenemos  casi  tres veces más captación que crédito colocado, lo que demuestra que somos muy cuidadosos en la colocación de financiamiento  para  poder  recuperarlo”.

Apuntó que el índice de capitalización del banco es uno de los más altos que hay en el sector con 27%, en tanto que el índice de cobertura del banco es 910%, “nueve meses por encima del requerimiento regulatorio”.

De acuerdo con Carranza, esta fortaleza es la que permitió ampliar dos meses el programa de diferimientos de pagos de créditos que otorgó  BanCoppel,  al  cual  se inscribieron 837 mil personas. Refirió que 400 mil de  estos  clientes  han  hecho pagos constantes de sus créditos aun cuando no era necesario, “lo que quiere decir  que  hemos  hecho  bien  la tarea de elegir a nuestros clientes pues son responsables con sus deudas”.

Informó  que  BanCoppel  aprovechará  la  ampliación  del plazo para recibir y atender solicitudes de reestructura de créditos que otorgó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) hasta el 31 de julio.

Para  Julio  Carranza,  las  inversiones  por  150  millones de pesos que se ejecutarán durante este año son otra muestra de que BanCoppel avanza a paso fuerte. “Probablemente,  se  retrasen  un  poco  los  planes  de ejecución, pero estamos confiados en que la pandemia  va  a  pasar,  por  lo  que  aceleraremos el paso en el segundo semestre del año.”