Banco de México / Foto: Especial
Los miembros de la junta señalaron que hay riesgos para el crecimiento, resultado de factores externos e internos, lo que torna el futuro económico más incierto

El Banco de México no prevé un buen panorama económico para el país: es posible una recesión, además de que la tasa de crecimiento para este año será menor a las observadas en los últimos 10 años. 

La minuta de la última Junta de Gobierno del banco central señala que el análisis de las tasas de crecimiento de los últimos trimestres “sugieren la posibilidad de una ligera recesión”.

La mayoría de los integrantes de la Junta destacaron “la desaceleración que han mostrado los sectores de servicios” y su tendencia desfavorable para este año.

Esto preocupa, dijeron, ya que los servicios son parte importante del PIB y porque “los servicios durante mucho tiempo parecían estar aislados de los vaivenes en el resto de la economía, y proveían un motor de crecimiento importante”.

La mayoría señaló que, ante la evolución reciente de la actividad económica en México, las perspectivas de crecimiento han seguido deteriorándose. 

“En este sentido, notó que para 2019 se anticipa una tasa de crecimiento en México menor a las observadas en los últimos 10 años, y por debajo de las proyectadas para la mayoría de las economías emergentes. Un miembro consideró que las perspectivas económicas para 2019 mantienen una elevada incertidumbre debido a factores internos y externos”, se lee en el documento. 

Entre los factores externos están: las dificultades en la ratificación del T-MEC por parte de las legislaturas de Estados Unidos y Canadá y las nuevas amenazas de imposición de aranceles por parte de Estados Unidos a México. 

Uno de los miembros señaló que las revisiones a la baja en el crecimiento se deben a un entorno internacional más débil y a factores internos. Añadió que se prevé que la debilidad de la economía persista, que la inversión siga mostrando atonía y que el consumo continúe perdiendo dinamismo. 

Los analistas privados consultados por Banxico pronostican que el crecimiento sea a penas de un 0.5%. 

“La mayoría señaló que durante 2019 el crecimiento podría ser inferior a lo esperado. Uno apuntó que, en su opinión, este podría ubicarse alrededor del límite inferior del rango estimado en el más reciente Informe Trimestral, para posteriormente registrar cierta mejoría en 2020.

En mayo de este año, los analistas encuestados por Banxico revisaron a la baja su expectativa de crecimiento para 2019, de 1.52% a 1.32% en abril, lo que significa su octavo retroceso consecutivo.

Apenas el pasado 29 de mayo Banxico revisó a la baja la perspectiva de crecimiento de la economía mexicana para 2019, desde una expansión esperada de entre 1.1 y 2.1%, a una de entre 0.8 y 1.8%, por una desaceleración “más marcada de lo previsto”.