Foto: Especial
Las retenciones para vendedores de Mercado Libre y Amazon han comenzado. La fecha límite llegó

Jorge lleva vendiendo en Mercado Libre tres años. Vende productos de electrodomésticos principalmente, pero con el paso de los años ha diversificado su negocio para vender productos de ferretería. Jorge no quiere, pero tendrá que subir el precio de sus productos, con la entrada en vigor de los impuestos digitales. 

“Esta situación va a generar una escala de precios en los que vendemos como personas físicas”, dice.

Las retenciones para vendedores de Mercado Libre y Amazon han comenzado. La fecha límite llegó, y aunque la Asociación Latinoamericana de Internet y Mercado libre solicitaron el aplazamiento de la fecha de entrada en vigor para que los marketplaces deban retener impuestos, nada ha podido hacerse.

Mercado Libre además pidió que se reconsiderara la forma en que se van a retener los impuestos, a fin de no copiar el modelo que ya utiliza Uber, DiDi y compañía, por el que se retiene la tributación del monto total de la transacción.

Aunque pidieron esquema diferenciado, aunque pidieron que las retenciones comenzaran en 2021, aunque se reunieron varias veces con el SAT, nada pasó.

Retenciones del 8.4 al 16%

Mercado Libre mandó un correo a sus vendedores la semana pasada, diciendo que las retenciones irían del 16% al 36%. Alehira Orozco, responsable de la empresa de las relaciones con gobierno nos ha explicado a Xataka México que se trató de una confusión. En realidad el mínimo de retención a un vendedor será del 8.4%, de los cuales el 8% corresponde a la mitad de IVA (por ley se retiene primero la mitad) y el .4% a la tasa mínima de retención del ISR.

Las tasas diferencias de retención de ISR son las siguientes, y aplican tanto para Mercado Libre, como para Amazon, como para todos los marketplaces:

Foto: Especial

La retención de la mitad del IVA siempre es del 8%, siempre y cuando la plataforma de comercio electrónico tenga el RFC y datos fiscales del vendedor. Cuando no se cuenta con esa información la retención es del 16% y la tasa del ISR se dispara al 25%. Por ello, aquellos vendedores que no estén dados de alta ante el SAT y no regularicen su situación, tendrán retenciones del 36%.

A decir de Orozco, los vendedores que no se regularicen incluso podrían ya no encontrar conveniente vender en la plataforma de Mercado Libre.

Comercio Electronico

Independientemente de si un vendedor está o no registrado como es debido, el problema con cómo está planteada la retención del ISR, es que la retención se calcula sobre el total de la transacción. De esta forma, se ve afectado el flujo de efectivo, que el dinero que reciben por venta del que una parte es ganancia pero otra debe usarse para recompra de productos. La retención de ISR no es sobre ganancia, como originalmente se concibe el Impuesto Sobre la Renta, sino sobre el monto total de la transacción.

Cuando llegue el momento de hacer declaración mensual las cuentas pueden ajustarse y, en la mayoría de los casos, llegarán al final del mes fiscal con saldo a favor; pero mientras tanto, vendedores no contarían con el flujo necesario para gastos operativos, como por ejemplo para pagar los envíos y reabastecer catálogo, explica Jorge.

Los datos que que las plataformas deben recolectar es nombre completo, razón social, cuenta bancaria, CURP, domicilio fiscal y RFC.

Las personas que ya estaban regularizadas en su situación fiscal no deberían tener mayor problema de acuerdo a Orozco, pero algunos vendedores, como Jorge (que es fundador y responsable de la plataforma 'Autoempleado') no están de acuerdo. Iván, que también tiene años de experiencia tanto en Mercado libre como en Amazon, dice que al igual que Jorge, subirá sus precios, al menos en uno de sus dos perfiles de Amazon, para evitar tener una caída en el flujo de efectivo.

Para Marcela Vargas, especialista en impuestos, esta no es la solución. Vargas dice que subir de precios de forma generalizada solo hará que vendedores pierdan competitividad, en aras de amortiguar el golpe. Pero para Jorge, perder ventas es el mejor de los malos panoramas. “Yo prefiero perder ventas y mantener mi flujo”, dice.

Iván por su parte, tiene dos cuentas en las que vende productos en Amazon. Mientras que en una subirá sus precios, en la otra ha decidido que instalará una Sociedad Anónima, de forma que la cuenta ya no quede a cargo de una persona física con actividad empresarial. El movimiento le costará, pero se evitará de las retenciones obligatorias, y por lo tanto, de que el flujo de efectivo se vea disminuido.

Con las personas morales no siendo sujetas al mismo trato de retenciones, para Jorge, la competencia ha quedado desigual.

Vendedores ocasionales de productos usados no tienen de qué preocuparse. No les será retenido ningún impuesto, pues antes han pagado el correspondiente a su artículo.

Adiós, RIF... lee la nota completa en Xataka