Especial
En noviembre pasado se cumplieron cuatro años del fraude hecho por Ficrea a más de 6 mil ahorradores por un monto superior a 6 mil 500 millones de pesos

Rafael Olvera Amezcua, exdueño de Ficrea, una sociedad financiera popular, denunciado por fraude por miles de ahorradores, fue detenido ayer por la mañana en Texas; sin embargo, más tarde, en México consiguió una suspensión definitiva para evitar ser detenido por el momento.

En noviembre pasado se cumplieron cuatro años del fraude hecho por Ficrea a más de 6 mil ahorradores por un monto superior a 6 mil 500 millones de pesos, realizado por medio de una triangulación de recursos mediante empresas de Olvera.

Sin embargo, cientos de denunciantes han dejado el proceso y otros ya han llegado a un acuerdo monetario.

“No sabemos si la detención fue derivada de una orden de extradición del gobierno mexicano o por un delito relacionado a su situación migratoria en Estados Unidos. Lo único que sabemos es que el señor está detenido”, dijo Javier Navarro Velasco, síndico del concurso mercantil de Ficrea.

Dijo que si la detención fue derivada de una orden de aprehensión de México, se tendrá que llevar a cabo un proceso de extradición ante un juez en Estados Unidos.

Navarro Velasco dijo desconocer si un juez federal le concedió una suspensión definitiva para frenar el cumplimiento de la orden de aprehensión librada contra Olvera Amezcua.

El proceso de extradición puede tardar entre 30, 45 o 60 días.

Navarro Velasco comentó que después de cuatro años y medio del fraude, se han podido recuperar más de mil millones de pesos para rembolsar a los acreedores, de manera que se les ha pagado alrededor de 20 por ciento del valor de los ahorros que tenían depositados en Ficrea.

PERO JUEZ FRENA DETENCIÓN  CUANDO LLEGUE A MÉXICO

Una juez federal en la Ciudad de México le otorgó una suspensión definitiva al exdueño de Ficrea, para evitar ser detenido por autoridades mexicanas.

En el expediente 210/2019, Luz María Ortega Tlapa, juez Octavo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, concedió la suspensión definitiva a Amezcua, además que argumentó que carecía de competencia legal para conocer el caso.