Líder. Justin Tradeau, primer ministro canadiense. / ARCHIVO
Así lo han anunciado fuentes oficiales canadienses consultadas al término de una reunión gubernamental en Calgary

QUEBEC.- La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta o TLCAN en sus siglas en inglés), una de las promesas de Donald Trump en campaña, nace viciada para México. El país hispanoamericano, cuyas exportaciones dependen en un 73% del mercado estadounidense, tendrá que negociar en solitario el nuevo esquema que regirá sus relaciones comerciales con Estados Unidos.

Así lo han anunciado fuentes oficiales canadienses consultadas al término de una reunión gubernamental en Calgary: “Queremos a nuestros amigos mexicanos, pero nuestros intereses nacionales van primero y la amistad después. Las dos (cosas) son mutuamente excluyentes”. De estas declaraciones se infiere que Canadá optará por negociar un acuerdo bilateral, en detrimento del actual pacto trilateral. El testimonio recabado por la agencia británica de noticias contrasta con lo afirmado en público hasta ahora por el Gobierno de Justin Trudeau, que ha negado que vaya a abandonar a México en las negociaciones.

México está colgado por los pies de una ventana de un rascacielos. Está en una situación terrible. Nosotros no”
Fuente gubernamental Canadá

“Nuestras posiciones negociadoras son totalmente diferentes”, ha explicado a Reuters una segunda fuente gubernamental. “México está colgado por los pies de una ventana de un rascacielos. Está en una situación terrible. Nosotros no”. Las exportaciones canadienses dependen en un 74% de Estados Unidos, un nivel similar al de las mexicanas. Sin embargo, a diferencia de México, su economía está más diversificada y su mercado interno es mucho más maduro.

Las declaraciones de las autoridades canadienses llegan solo 24 horas después de que Trump anunciase que su país no ratificará el TPP —el acuerdo comercial en ciernes de EE UU, Canadá, México, Perú y Chile con siete países de Asia-Pacífico, entre ellos Japón y Australia—. Y justo una semana antes de que Trump reciba a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, en la Casa Blanca. 

Con información de Milenio/EFE