Foto: Especial
En resumen, la campaña por hacernos querer ver a Capitana Marvel como la salvadora de un gigante loco Thanos y la inclusión de la primera heroína en el Universo de Marvel fue algo bastante malogrado

Corría el año de 1995, una guerrera Kree de nombre Vers se encontraba en una misión para invadir y frenar los supuestos planes malévolos de los Skrull (aquella raza alienígena que puede tomar la forma de otros seres) pero una emboscada resultó en la huida de la soldado hacia la Tierra, en donde tendrá una lucha constante por descubrir su verdadera identidad y explotar al máximo el poder que lleva consigo mismo.

Esto es lo que se pudo observar en los trailers y es la primicia de una película que se esperaba, fuera el convecimiento total por el personaje para los fans de los cómics, y de las películas del Universo Cinematográfico de Marvel, pero que terminó por ser un rotundo fracaso, tanto para la crítica especializada como para aquellos que esperan con ansias la conclusión de la Tercera Fase de dicho Universo, pero que marcará un reinicio para la franquicia de la que es dueña el gigante de entretenimiento Disney.

En recaudación, Capitana Marvel ha reunido de 150 a 180 millones de dólares en su primer fin de semana, algo lógico a sabiendas que es el filme que precede a EndGame y el morbo que esto genera, pero la audiencia no ha salido del todo satisfecha.

Primero, el contexto: La cinta salió en el Día de la Mujer en un intento de Marvel por hacer su propia Mujer Maravilla (la única película exitosa de un fallido Universo Cinematográfico de DC) pero la escasa simpatía de Brie Larson (ganadora del Oscar en el 2016 por La Habitación) y el forzar que en menos de dos horas de duración nos encariñemos con el personaje o se sienta un gusto peculiar por él, hace de esta que se tenga la sensación experimentada con Venom de Tom Hardy, Hulk de Edward Norton o incluso The Amazing Spiderman de Andrew Garfield, donde la secuencia pasa muy rápido y terminamos más confundidos que la misma Capitana con su pasado, su presente y su futuro.

El otro desacierto fueron los realizadores. Los directores Anna Boden y Ryan Fleck (quienes en su haber tienen dos grandes producciones, una de ellas Sugar, ganadora a Mejor Guión en el Independent Spirit y los ESPY’s) no lograron encajar su idea, con lo que se requería para el desarrollo del personaje y con la capacidad interpretativa de la misma Larson.

A pesar de los esfuerzos de Jude Law por ser un villano convincente (SPOILER ALERT), las escenas entre él y Carol Danvers (nombre “humano” de la heroína) terminan siendo forzadas, pesadas y hasta cierto punto robóticas para lo que debió ser un golpe emocional que expresara la necesidad de Danvers por demostrarle al Mundo que podría llegar a ser el poderoso arma que es la Capitana Marvel.

Los grandes aciertos de esta película fueron, sin lugar a dudas, Samuel L. Jackson y Ben Mendelsohn como el entrañable Nick Fury y Talos el Indómito (un skrull), quienes se pasaron por encima el ya dicho poco sustancioso guión, y aportaron un poco más a sus actuaciones para que por ratos, el filme tuviera momentos de lucidez y, sin miedo a atreverme, las escenas entre Fury y Danvers fueron lo mejor durante el transcurso de la cinta.

El desacierto más fuerte (y lo digo así porque Marvel venía de ganar el Oscar con Black Panther) fueron los detalles técnicos: el diseño de producción, la edición de sonido y los efectos especiales, ninguno de ellos destaca entre las otras 20 películas que anteceden a la Capitana en estos 11 años del MCU, y lo único a rescatar (que ha sido oro para los filmes del gigante de cómics) es el CGI a Jackson y el actor Clark Gregg, quien interpreta al agente de S.H.I.E.L.D., Phil Coulson.

En resumen, la campaña por hacernos querer ver a Capitana Marvel como la salvadora de un gigante loco Thanos y la inclusión de la primera heroína en el Universo de Marvel fue fallida, pero, y no es malo decirlo, Chris Hemsworth como Thor tardó tres filmes en convencer, Paul Rudd como Ant-Man no ha convencido a todos y Scarlett Johansson como Black Widow tampoco ha explotado tanto su talento, por lo que Brie Larson podría aún rescatar algo este mar de malas decisiones y poner en lo alto el peso de las mujeres en un Mundo dominado de super héroes dominado por el género masculino.

Calificación: 7 de 10

DATOS

> Aciertos: La actuación de Samuel L. Jackson y Ben Mendelsohn, la nostalgia de los 90’s y una de las escenas post-créditos.

> Desaciertos: El mal guión, efectos especiales regulares, la actuación de Brie Larson, la floja trama y la desilusión de una desdibujada Capitana Marvel.

> P.D. La banda sonora, para quienes amamos el rock de los 90’s es ¡exquisita!