El ex jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont. Foto: AP
El ex mandatario catalán insistió en que la situación de Cataluña no es comparable a la del resto de comunidades autónomas, motivo por el que exigió que el Ejecutivo central presente una solución a medida para la región.
Estamos dispuestos a escuchar vuestra propuesta si escucháis la nuestra y sobre estas bases de reconocimiento mutuo quizás avanzamos y quizás encontramos un punto intermedio que nos convenza"...
Carles Puigdemont, ex jefe del Gobierno catalán

El ex jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, se mostró dispuesto a mantener una reunión con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en Bruselas en aras de encontrar una solución política que ponga fin a la crisis institucional abierta a raíz del desafío independentista.

"Sin ninguna duda lo aceptaría (un encuentro) y creo que se debería producir, encuentros, diálogo", declaró Puigdemont al ser preguntado si aceptaría reunirse con el dirigente español en la capital europea en una entrevista emitida hoy en la radio pública alemana Deutschlandfunk.

"Estamos dispuestos a escuchar vuestra propuesta si escucháis la nuestra y sobre estas bases de reconocimiento mutuo quizás avanzamos y quizás encontramos un punto intermedio que nos convenza", añadió.

El ex mandatario catalán insistió en que la situación de Cataluña no es comparable a la del resto de comunidades autónomas, motivo por el que exigió que el Ejecutivo central presente una solución a medida para la región.

"¿Tiene España un proyecto político para Cataluña? Si lo tiene lo queremos ver", aseguró.

"Seamos serios, existe un problema muy profundo entre Cataluña y España. No nos entendemos. Queremos, sin embargo, re-entendernos mejor. Tenemos una propuesta: un Estado independiente. Estamos dispuestos a escuchar la propuesta del Estado español", dijo.

El ex jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont. Foto: AP

A su entender, lo que ocurre en Cataluña es de una naturaleza política diferente que requiere "soluciones políticas diferentes". "Creo que los resultados electorales de 2015 o los que va a haber, como mínimo merecen que Cataluña sea escuchada", defendió.

Puigdemont rechazó además haber huido de la justicia española y alegó que viajó a Bélgica "en perfecta legalidad" cuando todavía no había sido interpuesta ninguna demanda en su contra.

"Jamás he sido un fugado a pesar de los 'fake news' que publica la prensa unánimemente. Jamás he estado ni un minuto fuera de la ley", sostuvo.

"En ningún momento he estado oculto, fugado o escapando de la justicia. He dado la cara, la voy a dar y voy a asumir mis responsabilidades. Mi intención no es escaparme", recalcó.

En este sentido, el político independentista dijo haberse puesto "desde el minuto uno" a disposición de las autoridades de Bélgica, un país que, en su opinión, a diferencia de España, le permite ejercer su derecho de defensa.

"Yo no voy a pedir asilo político en Bélgica, seguro", apuntó ante la posibilidad de que la juez belga decida que debe ser extraditado a España.

Preguntado si estaría dispuesto a ir a la cárcel si la justicia finalmente así lo determina, el ex presidente catalán indicó: "no tengo otra alternativa, no quiero ser un fugado".