Foto: Tomada de Internet
La presencia en el país del Cártel Jalisco Nueva Generación aumentó durante la presidencia de Enrique Peña Nieto

El 1 de mayo de 2015 el Cártel Jalisco Nueva Generación cambió el paradigma de la lucha de cuatro décadas entre el Estado mexicano y el crimen organizado: utilizó un lanzacohetes para derribar un helicóptero del Ejército Mexicano. Antes de ello, los cárteles de la droga habían demostrado que su poder de combate era capaz de resistir, pero no de superar, al del gobierno federal.   

Las fuerzas armadas mexicanas reconocieron que nunca antes habían sufrido un ataque como ese, en el que murieron ocho militares.

Pero derribar un helicóptero en Guadalajara, Jalisco, no fue lo único que logró ese día el grupo delictivo que apenas en 2011 había sido incluido como uno de los nueve cárteles de la droga que operan en el país: el Cártel Jalisco Nueva Generación también instaló 39 bloqueos en 20 municipios de tres estados para frenar a las fuerzas federales, protagonizó cuatro enfrentamientos armados con policías y militares y —lo más importante— evitó la detención de su líder y fundador Nemesio Oseguera Cervantes, ‘El Mencho’.

No era la primera vez que ese cártel reaccionaba con tal nivel de violencia y estrategia ante un operativo del gobierno federal. Un mes antes había realizado una emboscada contra policías: el 7 de abril de 2015 integrantes de la Fuerza Única, el cuerpo policial de Jalisco, volvía de realizar trabajos comunitarios en la costa de la entidad cuando un vehículo bloqueó el camino en el poblado de Soyatán. Un grupo armado disparó y asesinó a 15 policías e hirió a otros cinco.

La violencia que durante el gobierno de Calderón se concentró en los estados del norte, con Peña Nieto se traslado hacia el centro, sur y costa del Pacífico, donde entidades como Colima, Nayarit, Guanajuato y Puebla alcanzaron niveles de violencia nunca vistos.

Si en 2011 los cinco estados más violentos fueron Chihuahua, Sinaloa, Guerrero Nuevo León y Durango, en 2017 fueron Sinaloa, Guerrero, Baja California, Baja California Sur y Colima.

Foto: Tomada de Internet

Cuatro veces más fuerte

La presencia en el país del Cártel Jalisco Nueva Generación aumentó durante la presidencia de Enrique Peña Nieto.

La organización fue reconocida como cártel de la droga con capacidad de trasiego nacional e internacional apenas en 2011, según información sobre cárteles de la droga con operaciones de México de la PGR.

Cinco años después, ya es el grupo criminal con más presencia en el país: tiene operaciones en 14 entidades y supera incluso al Cártel de Sinaloa —que en los registros oficiales históricamente ha dominado el negocio de la droga—.

Sus primeras operaciones ocurrieron en Jalisco, Nayarit y Colima, donde surgió como organización delictiva. Pero después se extendió a Michoacán, Guanajuato, Veracruz, Guerrero, Morelos, San Luis Potosí, Estado de México e incluso en 2014 la Procuraduría reportó su presencia en el Distrito Federal.  

La última información de autoridades mexicanas y estadounidenses sobre sus operaciones, de junio de 2016, indica que el Cártel Jalisco Nueva Generación ya tiene presencia también en Aguascalientes, Baja California y ha alcanzado las costas de los estados de Oaxaca y Chiapas, en el sureste del país.

Actualmente es la única organización criminal con presencia en estados tanto del Golfo de México como del Océano Pacífico, de la frontera norte y la frontera sur del país.

Foto: Tomada de Internet

Los Datos

"El CJNG es uno de los cárteles mexicanos más poderosos y de más rápido crecimiento en México y Estados Unidos", advirtió la DEA en su último reporte sobre amenazas del narcotráfico.

A su crecimiento contribuyeron los golpes a otras organizaciones como La Familia Michoacana y el debilitamiento del Cártel de Sinaloa tras la captura de Joaquín "el Chapo" Guzmán.

En 2016 la DEA reportó 26 investigaciones abiertas ligadas a la jerarquía del CJNG. Para 2017 ene número había aumentado a 46.

"La rápida expansión de las actividades del CJNG se caracteriza por su propensión a enfrascarse en confrontaciones violentas tanto con las fuerzas de seguridad del Estado mexicano como con organizaciones rivales", dice la DEA en su reporte.

Con información de Animal Político e Infobae