Cerrados. Las visitas a los cementerios no fueron permitidas en el Día de Todos los Santos. OMAR SAUCEDO
Debido a las medidas de seguridad por la pandemia del COVID-19, a la ceremonia asistió solamente el matrimonio Valdez-Rembao

Ayer la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz celebró el Día de Todos los Santos con la colocación de una ofrenda floral en el columbario, o área de nichos.

Debido a las medidas de seguridad por la pandemia del COVID-19, a la ceremonia asistió solamente el matrimonio Valdez-Rembao, depositarios del arreglo floral en honor de los fieles difuntos.

Este columbario, donde hay 160 nichos, recibirá hoy, por turnos, la visita de otras familias que permanecerán alrededor de 10 minutos en su interior para rezar o dejar una flor en memoria de sus deudos. 

El lugar, adornado en sus muros con la imagen de “La Piedad“ de Miguel Ángel, guarda las cenizas de quienes se han adelantado en el camino y que, según la tradición católica, aguardan la hora de la resurrección.

“El Papa nos ha indicado que todos los restos de un cristiano se depositan en un lugar donde se ofrezca la santa misa y se eleven oraciones por su alma.

EL LUGAR DE REPOSO

“Un columbario hace referencia, precisamente, a un lugar de descanso, desde donde Dios los llamará a su presencia y revestirá con cuerpo nuevo”, dijo el padre Anastasio Olivar Chávez, rector de este templo. 

Y comentó que la esperanza cristiana es que la vida no termina en las cenizas ni en la muerte, sino en la vida y en la resurrección.

El 1 de Noviembre se festeja a aquellos que han sido glorificados en el cielo, aquellos que a través del martirio o de su fidelidad a la fe en Cristo han dado su vida por Jesús.

“Y muchos santos y santas que con su manera de vivir la vida y de transformar la vida, han dejado huella por este mundo, todos aquellos que han luchado por la justicia, la paz, que han proclamado su fe a pesar de situaciones adversas”, dijo el padre Anastasio.

Y exhortó a los creyentes en Dios a cultivar la santidad.

“La santidad no es algo etéreo ni algo para algunas personas con dotes o dones especiales, la santidad es para todos, estamos llamados todos a ser santos. El exhorto es a vivir cada día nuestro compromiso cristiano y dejar un mundo mejor, dejar en el mundo los valores del reino de Cristo, que ese es el compromiso de todo cristiano, el establecimiento del reino de Jesús”.