Pese a las temperaturas, las mascotas no pudieron faltar / Foto: Mayra Franco
Mascotas y dueños acudieron al templo de San Esteban a pesar de las bajas temperaturas

En el marco de la celebración litúrgica de San Antonio Abad, considerado por la Iglesia Católica como el patrono de los animales de compañía, varias personas llevaron a los animales hacia el templo de San Esteban a pesar de las bajas temperaturas.

Antes de comenzar la misa, el párroco Padre Mario Carrillo pidió por los animales que no pudieron asistir y los que no tienen hogar.  

Como ya es tradición  en el lugar se hace  bendición pidiendo por las especies en peligro de extinción, por los animales utilizados en experimentos con diferentes sustancias, por los que están cautivos y se hace un llamado a los fieles para proteger y respetar.

 

Por las bajas temperaturas fueron pocos los feligreses acompañados de sus mascotas los que acudieron a escuchar la homilía. 

La historia de San Antonio narra que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos ciegos, en actitud de súplica. Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara.