Recreación de un viaje en el CityHawk.Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways
A diferencia de otros autos voladores, el CityHawk no tendrá alas ni hélices externas sino que volará mediante dos rotores internos situados en las partes delantera y trasera, que se conectarán a generadores eléctricos alimentados por hidrógeno. Este nuevo prototipo ‘limpio’ surcará los cielos urbanos en 2021

Cuando se habla de coches voladores, se piensa en vehículos con alas y similares a aviones, o aspas y parecidos a helicópteros, pero el CityHawk (halcón urbano), desarrollado por la firma israelí Urban Aeronautics (UA), utiliza un sistema de propulsión diferente, basado en dos grandes rotores, cada uno con dos hélices que giran en sentido contrario sobre un mismo eje.

Este nuevo tipo de aeronave urbana, denominado técnicamente “coche volador eléctrico de despegue y aterrizaje verticales”  (eVTOL Flying Car, por sus siglas en inglés), lo está desarrollando a gran escala la subsidiaria de Urban, Metro Skyways (www.metro-skyways.com) y sus primeros vuelos tripulados están previstos para 2021 o 2022, según UA.

El CityHawk equivaldrá a un taxi o un sedán familiar, tanto en apariencia como en capacidad para pasajeros, y contará con la capacidad de aterrizar en cualquier lugar y volar a cualquier parte, desde una azotea o calle, hasta una isla o distintos entornos naturales, informa UA (www.urbanaero.com) a Efe.

La aeronave de despegue y aterrizaje vertical CityHawk utilizará motores de helicóptero y después harán una versión para utilizar hidrógeno como combustible.Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways
La actual versión de la aeronave de despegue y aterrizaje vertical CityHawk que desarrolla la compañía Urban Aeronautics (UA) utilizará motores de helicóptero, pero después será rediseñada para propulsarse mediante pilas que producen electricidad usando hidrógeno como combustible

LA CLAVE: MÁS PASAJEROS EN UN VTOL COMPACTO.


Esta aeronave podrá volar a 270 kilómetros por hora; recorrer distancias de entre 150 y 360 kilómetros, dependiendo de la cantidad de ocupantes; transportará 760 kilos; aterrizará en una superficie de 3 por 8 metros; y producirá un sonido de hasta 70 decibelios A (una unidad de nivel sonoro), de acuerdo a su ficha técnica.

Según sus creadores estas características son ventajosas, en comparación con otros eVTOLs actualmente en desarrollo, y lo hacen especialmente adecuado como taxi aéreo, para el transporte privado de ejecutivos puerta a puerta y la respuesta rápida a emergencias y tareas de búsqueda y rescate, incluso en lugares inaccesibles para los helicópteros.
 
La ausencia de motores y transmisiones por encima de la cabeza de los pasajeros eliminará casi toda la vibración y gran parte del ruido, explican desde UA, asegurando que será el primero de una nueva clase de vehículos aéreos.

“Creemos que la clave de la viabilidad comercial en el sector de la movilidad urbana mediante vehículos de despegue y aterrizaje vertical está en un avión muy compacto con una gran capacidad de pasajeros”, declara a Efe Janina Frankel-Yoeli, vicepresidenta de marketing de UA, desde Yavne (Israel).

Imagen de la aeronave de despegue y aterrizaje vertical CityHawk vista desde arriba donde se aprecian los rotores que posee. Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways
“El CityHawk está diseñado para ser lo más compacto posible y transportar a la mayor cantidad de personas para ser viable comercialmente, y esto requiere una aeronave sin alas ni grandes rotores expuestos", declara a Efe Janina Frankel-Yoeli, vicepresidenta de marketing de UA

“Esto no es diferente a lo que sucede con cualquier línea aérea comercial, en la que los beneficios están directamente relacionados con el número de pasajeros por aeronave y la cantidad de puertas de aeropuerto disponibles para embarcar y desembarcar a esos pasajeros”, apunta.

“Nuestros aviones están diseñados para ser lo más compactos posible y transportar a la mayor cantidad de personas. Esto requiere una aeronave sin alas ni grandes rotores expuestos, y hemos desarrollado la tecnología que lo permite”, explica a Efe. 

“El resultado es que en el mismo espacio y el tiempo requeridos para aterrizar un helicóptero de 4-5 pasajeros, pueden aterrizar cuatro aviones CityHawk con un total de 16-20 pasajeros, sumados  a sus cuatro pilotos”, enfatiza Frankel-Yoeli.

“El CityHawk también está diseñado para cumplir con los actuales estándares de certificación de la FAA y la EASA (Agencia Europea de Seguridad Aérea) y tiene beneficios adicionales con respecto a los niveles de seguridad y ruido, debido a su diseño de "rotores internos"”, señala.

“Esta característica esencial también permite a este eVTOL volar y aterrizar en  terrenos accidentados y con pendiente,  y desplazarse en un espacio aéreo con obstáculos donde ningún otro avión puede volar”, explica Frankel-Yoeli a Efe.

El CityHawk está diseñado para ser lo más compacto posible y transportar a la mayor cantidad de personas. El rotor de atrás está en la parte superior del vehículo. Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways
"El diseño con rotores internos es una característica esencial de esta aeronave, que no solo le permite aumentar la seguridad y reducir los niveles de ruido, sino además aterrizar en terrenos accidentados y con pendiente”, explica Frankel-Yoeli a Efe

MEDIANTE PILAS DE HIDRÓGENO.

Nuestro coche volador ofrecerá distintos modos de vuelo, proporcionando un máxima libertad y una movilidad en las tres dimensiones del espacio libre de obstáculos, sobrevolando las ciudades atestadas de coches, autobuses y camiones a nivel del suelo, añade la firma, con sede en la ciudad de Yavne, en el centro de Israel. 

El coche volador estará propulsado por dos motores de turboeje (motores de turbina de gas que entregan su potencia a través de un eje, similares a los de turbohélices) con 1.000 caballos de fuerza, acoplados a generadores de energía eléctrica, según esta firma.

Según Urban, la actual versión pesa vacía 1.170 kilogramos, y llega a pesar 1.930 kilogramos, al sumarle otros 760 kilogramos correspondientes a sus ocupantes y al combustible. 

Además, estará equipada con dos motores de helicóptero ‘Arriel 2N turboshaft” de la compañía Safran, con baja emisión de óxidos de nitrógeno (NOx), como los que utilizan algunos modelos  de la firma Airbus, como el AS565 MBe.

La compañía ha anunciado que cuando el modelo básico de esta aeronave obtenga el certificado de la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA), se rediseñará la fuente de alimentación principal del CityHawk para transformarlo en un vehículo 100 % ‘limpio’ (libre de emisiones contaminantes) con propulsión alimentada por hidrógeno.

El CityHawk puede ser la solución más realista de los coches-aviones. Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways

Los motores de la versión actual estarán conectados a generadores eléctricos, que cargan una serie  de baterías, cuya energía contribuye a propulsar el vehículo para el movimiento hacia adelante, según la revista tecnológica ‘New Atlas’.

Pero la energía que proporcionan estas baterías todavía no es lo suficientemente alta como para obtener un rango útil de propulsión, por lo que UA está planificando reconvertir este coche volador para que esté propulsado por pilas de combustible de hidrógeno (hydrogen fuel cells), según esta publicación.

Las pilas de combustible son unos dispositivos que generan electricidad mediante reacciones químicas, en lugar de usar la combustión, utilizando hidrógeno como combustible, generando solo agua y calor como subproductos, con una mínima polución ambiental, según el departamento de energía de EEUU.

Recreación infográfica del CityHawk . Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways

SU ANTECESOR: EL ‘CORMORANT’ NO TRIPULADO
 
El CityHawk es la versión para pasajeros de otro vehículo volador no tripulado de control remoto, que pesa una tonelada y con rotores orientables, para respuesta a desastres y transporte de paquetes, desarrollado por Tactical Robotics, otra subsidiaria de Urban, denominado ‘Cormorant’, que ha completado 250 vuelos validando esta tecnología propulsora, según Urban. 

El diseño de CityHawk es idéntico al del ‘Cormorant’, pero estará equipado con dos motores de rotores contrarrotatorios.
para cumplir con los requisitos de la FAA que requieren que un vuelo pueda continuar si falla un motor, informa esta fuente. 

A esta característica de seguridad se añade la capacidad de este vehículo de desplegar un paracaídas balístico en caso de que se produjera una falla catastrófica de cualquier tipo, añade.

El CityHawk en un tamaño real con respecto a una persona. Foto: Urban Aeronautics/Metro Skyways

El CityHawk está diseñado para cumplir con los requisitos de la FAA para los helicópteros de motor doble (FAR 27) y sus grandes ventajas sobre los helicópteros y otros eVTOLs es su tamaño similar al de un automóvil, al que hay que añadir su capacidad de transportar hasta seis ocupantes, incluyendo el piloto, según Urban. 

Todos los rotores del vehículo están dentro del fuselaje lo que, además de garantizar la seguridad del personal de tierra, reduce al máximo el ruido o huella acústica que produce el vehículo, que   es equivalente al de un automóvil en tránsito, explica esta fuente.