Foto: Especial
El periodista Jesús Lemus enumeró diversas causas de la liberación de Ovidio Guzmán. Consideró que, si el gobierno federal es coherente, el secretario de Seguridad Alfonso secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, debería renunciar, "pues ha mostrado una incompetencia para el cargo, no ha sabido asumir esta crisis"

El presidente Andrés Manuel López Obrador está siendo coherente con su política de "Abrazos y no balazos" con la liberación de Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán.

En entrevista con La Silla Rota, el periodista y escritor Jesús Lemus enumeró cinco causas que estarían detrás de la liberación del narcotraficante, tras la violencia desatada en Culiacán, Sinaloa.

El autor del libro "Los Malditos" señaló que la primera causa es que las autoridades no iban por Ovidio, sino por Iván Archivaldo, su hermano, quien no tiene un reclamo de extradición.

De haberse concretado la detención y extradición de Ovidio, podría haber corrido la misma suerte que su padre; sin embargo, Iván Archivaldo hubiera sido recluido en una cárcel de máxima seguridad en México y habría salido sin ningún problema, afirmó.

Momento de la detención de Ovidio Guzmán

"Y eso hubiera sido un golpe mediático para el gobierno de López Obrador que estaría anunciando la detención de un capo importante. Al fallar la estrategia y darse cuenta que no detuvieron a Archivaldo, sino a Ovidio, el gobierno tuvo que recular, y bajo el argumento de la violencia, deciden ponerlo en libertad", explicó.

La segunda causa que el periodista identificó es que el operativo de captura fue "puesto" por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) Jalisco Nueva Generación (CJNG), "entonces al hacer caso a esa detención estarían mandando el mensaje de que las fuerzas federales están del lado del CJNG lo que llevaría a una mayor posibilidad de violencia en el país". 

La tercera causa es que de concretarse la extradición de Ovidio se hubiera enviado un mensaje de aceptación irrestricta de la política estadounidense para aceptar la extradición de todos los criminales.

La cuarta es que con la detención de Ovidio estaba en juego la "bonhomía" de Joaquín Guzmán Loera, quien anunció su deseo porque que su fortuna calculada en 17 mil millones de dólares sea entregada a pueblos indígenas de México, "lo que sería un hito para el gobierno de esta Cuarta Transformación".

La quinta causa es que, si se hubiera detenido y procesado a Ovidio, se hubiera empoderado a Alfredo Beltrán Guzmán, enemigo natural de los hijos de "El Chapo". 

"Y con ello hubiera repuntado la violencia de Sinaloa y se hubiera puesto en peligro a la familia de Guzmán Loera, que nada tiene que ver con el narcotráfico".

Lemus consideró que, si el gobierno federal es coherente, el secretario de Seguridad Alfonso secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, debería renunciar, "pues ha mostrado una incompetencia para el cargo, no ha sabido asumir esta crisis".

En cuanto a la aceptación del secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Cresencio Sandoval, de que el ejército actuó de forma precipitada en el operativo, el periodista asegura que "está quedando como un organismo improvisado, una fuerza de tarea que está al aventón".

"Creo que mandan un mensaje muy claro para que, si mañana o pasado detienen a Nemesio Oseguera Cervantes ´El Mencho´, él prende la ciudad donde esté y va a obligar a lo mismo. Ayer marcaron cuál es la estrategia para que no detengan a todos los jefes de los cárteles", advirtió Lemus.