Venezuela será el que resienta más esta crisis, ya que 90 por ciento de sus exportaciones son petroleras. ESPECIAL
Las principales víctimas de esta situación serán Venezuela, Colombia y Ecuador Golpeado

CDMX.- Un cóctel explosivo tiene a la economía latinoamericana en serios problemas.

A los efectos globales del coronavirus, la caída en laS bolsas, la histórica devaluación de las monedas en la región y la baja en el precio de las materias primas, ahora se suma el desplome del petróleo.

“El pánico se está contagiando a todos los mercados”, dice Francisco Monaldi, experto en política energética latinoamericana y académico del Instituto Baker de la Universidad Rice, Estados Unidos.

Los países más afectados por el desplome petrolero en América Latina son Venezuela, Colombia y Ecuador, porque sus ingresos fiscales dependen directamente del valor de sus exportaciones de crudo.

En el caso de México es un golpe duro para la estatal Pemex -la petrolera más endeudada del mundo- y para los planes de inversión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, aunque aún tendría que valorarse hasta dónde alcanzarán las coberturas petroleras recién contratadas.

En otros países como Brasil y Argentina, que también son productores de petróleo, la caída del crudo no dañaría tanto las arcas fiscales, porque sus cuentas fiscales no dependen directamente del recurso.

Como contraparte, el resto de los países de la región que son importadores de petróleo, se verán beneficiados con los precios más bajos, una buena noticia en medio del caos financiero global por el coronavirus.

LOS MERCADOS, GOLPEADOS

Las principales monedas y mercados bursátiles de la región registraron fuertes pérdidas, siguiendo el descalabro global.

El peso mexicano, uno de los termómetros más fieles de la situación económica del país, retrocedió este lunes más de 8%, una de las mayores caídas diarias desde que hay registros, solo superada por las bajas en la crisis financiera de 2008 y 2009 y la victoria de Donald Trump.

El principal índice de la bolsa mexicana cayó casi 5%, mientras los ojos de los inversionistas están puestos en qué ocurrirá con la petrolera estatal Pemex.

En la Bolsa de Sao Paulo, el índice Ibovespa siguió la senda de Wall Street cuando tuvo que suspender por 30 minutos la actividad bursátil luego que cayera un 10% poco después de su apertura.

La petrolera estatal Petrobras lideró las caídas con un desplome que llegó a 20%. El dólar, que lleva meses subiendo frente al real, continuó en ascenso, llegando a cotizarse a 4,79 durante las primeras horas de la mañana de ayer.

(Con información de BBC)