Foto: Internet
Seguir al pie de la letra tu dieta, antes de perder los primeros kilos, es difícil. Pero aquí te damos unos tips para que llegues más fácil a tus metas.

Cuando la gente piensa en los propósitos y resoluciones de Año Nuevo, es común que la mayoría gravite entre la salud y la pérdida de peso. Un nuevo año significa otra oportunidad para ser la versión más sana de uno mismo, así que habrá mucha gente comenzando dietas este 2020.

Y eso conlleva mucho esfuerzo y planeación. Y si estás en eso, felicidades por tu motivación. A veces la parte más difícil de una dieta es comenzarla. Y una vez que comenzaste, debes seguirla al pie de la letra. Y eso significa un gran reto. Con la vida diaria y ciertas situaciones una dieta se vuelve más difícil de lo que debería ser. Así que cuando llegas a ese punto es bueno tener tips para mantener la motivación y logres tus metas.

Elige una dieta que se ajuste a tu estilo.
“Si amas los carbohidratos, elegir una dieta baja en carbohidratos será mucho más difícil de seguir. O si viajas mucho por el trabajo, seguir una dieta específica será mucho más retadora. Cuando eliges una dieta que se combina con tus preferencias personales y estilo de vida, es mucho más fácil que la sigas al pie de la letra por más tiempo”.
Kara Mohr, PhD, cofundadora y experta en bienestar en MohrResults.com
 
Conéctate a un propósito, más allá de la apariencia.
“Una de las estrategias más ponderosas que he visto y he experimentado para apegarte a un cambio de alimentación y estilo de vida es conectarse a un propósito más allá de la apariencia. Mucha gente confía en su fuerza de voluntad para lograr esos cambios alimenticios, pero muchas veces la fuerza de voluntad te traiciona. Veo casos de éxito cuando la gente sabe por qué los cambios en su vida son tan importantes. Claro que querer entrar en cierta talla puede ser alentador, pero no es suficiente. En vez de eso, hay que desarrollar un propósito que resuene en tu interior. Luego, ten en mente este propósito, repítelo una y otra vez en tu mente para recordarte por qué estás haciendo algo diferente”.
Jenna Braddock, dietista y Blogger sobre estilo de vida sano en JennaBraddock.com
FOTO: Internet
Mantenlo simple.
“Tengo mayor éxito cuando no necesariamente me concentro en seguir una dieta en específico, pero trato de adherir algunos cambios sanos. Hace algunos años me enfoqué en hacer seis comidas en un día, y que al menos cuatro tuvieran vegetales. Me sorprendí mucho por cómo se incrementó mi producción de ingesta. Rápido perdí ese peso que gané durante las celebraciones navideñas, y me sentí muy bien física y mentalmente porque no estaba preocupada por “seguir la dieta”.
Carolyn Williams, autora de Meals That Heal.
 
Estate listo.
“Es más fácil alcanzar el éxito cuando planeas, lo que significa que prepares tu lonche para el trabajo o incluso sepas lo que vas a pedir en el restaurante antes de llegar. Personalmente, tengo mayor éxito cuando planeo, incluso si no lo sigo al cien por ciento”, Williams.
 
“Mira la semana que viene y ve cuáles podrían ser los posibles obstáculos. Si es una semana de mucho trabajo, ¿cómo vas a planear las comidas a altas horas? Si vas a tener eventos sociales, ¿qué plan vas a seguir para continuar con tus nuevos hábitos? Cada semana, pienso en la siguiente para que haya menores posibilidades de sorprenderme”, Mohr.
 
No siembres semillas de hábito en momentos de estrés.
Cuando la gente empieza a hacer cambios en sus dietas, a veces se encuentran con situaciones difíciles en donde el estrés los agobia. Es fácil pensar “esta es una situación única y ya pasará, después comeré sano de nuevo”. La verdad es que mucha gente está lidiando con situaciones de estrés durante la semana y no puedes estar poniendo ese pretexto para abandonar los buenos hábitos. Está bien reconocer que se pueden necesitar de vez en cuando otro tipo de alimentos, pero hay que tener cuidado porque los malos hábitos se hacen muy rápido. Así que, que no le sorprenda cuando las situaciones de estrés hacen más difícil apegarse a las dietas, la clave es regresar a los buenos hábitos. — Braddock
Foto: Internet
Comprométete a largo plazo.
"No se puede saber si te vas a comprometer con una dieta y seguirla a largo plazo. La vida es así, tu tía puede hacerte tu pay de zanahoria favorito, o tus amigos del trabajo van a querer ir por unos tragos. Si te das cuenta que son tan solo momentos y eventos que no afectan del todo tu obejtivo, podrás estar enfocado hasta que alcances tus metas". Mohr.
 
Visita CookingLightDiet.com para deliciosas recetas.