VANGUARDIA pudo constatar que los sexagenarios acuden todavía de manera personal | Foto: Héctor García
Los alimentos en los Centros y Comedores Comunitarios se están dando para llevar

Las autoridades sanitarias han recomendado a los adultos de la tercera edad evitar salir de sus casas, además, de que en su lugar vecinos o familiares acudan a recoger los alimentos que el sistema DIF les proporciona en los Centros y Comedores Comunitarios, para prevenir el contagio del COVID-19, los sexagenarios continúan acudiendo de manera personal por sus alimentos. 

El pasado fin de semana el director general del DIF, Roberto Cárdenas Zavala, dio a conocer que los Centros Comunitarios y Comedores de las Personas Adultas Mayores, continuarán brindando servicios alimentarios a la población mayor bajo su modalidad de “comida para llevar” y exhortó a que a través de un familiar un vecino puedan obtener sus alimentos sin tener que acudir a recogerlos personalmente. 

Sin embargo, en un recorrido realizado por VANGUARDIA, se pudo constatar que los sexagenarios acuden todavía de manera personal a recibir los alimentos que preparan en estos centros para ellos.

Aunque no se encuentran negados a que algún familiar o vecino les lleve la comida a sus domicilios, tal como lo recomendó el director general del DIF, los abuelitos, en su gran mayoría no tienen quien acuda por sus comidas. 

Don José, a quien llaman de cariño sus allegados Pepito, comentó que aunque le gustaría que alguien más le lleve sus alimentos para no arriesgarse a un contagio, le sería imposible a su familia hacerlo diario, pues no viven cerca de su domicilio. 

“Aunque yo solo salgo a recoger mi comida, desde hace unos días estoy guardadito en mi casa y ya no voy tampoco los jueves a bailar danzón a la plaza de la Ciudades Hermanas porque no me quiero enfermar”, cuenta. 

Otros de los beneficiados con estas comidas, apuntaron que conforme vaya avanzando la semana pedirán a sus vecinos que les haga el favor de llevar sus trastes para que ahí les depositen la comida y seguir teniendo este beneficio sin salir de sus casas.

Por su parte las voluntarias, que colaboran en estos centros comunitarios y comedores, apuntaron que los alimentos que allí se preparan son del día y cuentan con un protocolo de limpieza así como otras medidas al momento de entregar la comida, tales como realizar una fila con una separación de un metro de distancia, y pedirle a quienes acudan que desinfecten sus manos con gel antibacterial.

Asimismo, ellas utilizan cubrebocas, mandil, el cabello recogido y guantes de látex en algunos casos, sobre todo al momento de preparar los alimentos y servirlos para evitar cualquier contagio a los adultos mayores.

“Nosotros les avisamos desde el viernes pasado, que ya no iba a estar disponible el servicio del comedor, por lo que tenían que traer sus recipientes para que se lleven su comida a sus casas y también les dijimos que pueden mandar a alguien más a recoger la comida”, señaló una de las voluntarias.