Foto: Especial
La cancelación de puestos de trabajo afecta a todos los niveles de la industria y aumenta su ritmo en la medida en que los países cierran sus fronteras para combatir el virus

Ciudad de México. La industria turística global pierde hasta un millón de empleos diariamente debido a los efectos de la pandemia de Covid-19, aseguró este domingo el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por siglas en inglés).

Dijo que la cancelación de puestos de trabajo afecta a todos los niveles de la industria y aumenta su ritmo en la medida en que los países cierran sus fronteras para combatir el virus.

El WTTC agregó que el cierre de hoteles, la suspensión de la mayoría de los vuelos de aerolíneas nacionales e internacionales, el cese de las líneas de cruceros y las crecientes prohibiciones de viajes globales tienen “un catastrófico efecto dominó” que impacta a un número indeterminado de proveedores. 

“Las pequeñas y medianas empresas en todos los niveles dentro de la industria, como los operadores turísticos, los agentes de viajes y los comerciantes únicos, son especialmente vulnerables”, afirmó la organización que agrupa a las empresas mundiales del sector de viajes y turismo.

El WTTC reveló que trabaja con más de 75 gobiernos para documentar y monitorear “las mejores soluciones” para reducir el impacto social y que solicitó a los países a realizar “urgentemente” mayores esfuerzos para analizar cómo las empresas pueden acceder a créditos sin intereses y exenciones fiscales que puedan evitar un colapso “inminente”.

“El WTTC es consciente de que mientras el sector de viajes y turismo se enfrenta a una crisis económica, la pandemia de coronavirus es principalmente un desastre de salud global, y que los gobiernos están haciendo todo lo posible para contener la propagación y reducir el número de muertes”.

La ex secretaria de Turismo de México Gloria Guevara Manzo, actual presidenta del WTTC, expresó que “si bien la prioridad para los gobiernos es mantener a las personas seguras, esta catástrofe de salud global significa que un millón de personas al día, solo en la industria de viajes y turismo, están perdiendo sus empleos y enfrentan una ruina potencial debido a la impacto desastroso de la pandemia de coronavirus”.

“Es desgarrador que los medios de sustento de millones de personas que han dedicado sus vidas al sector, estén siendo disminuidos; camareros, taxistas, guías, chefs y empresas de catering, pilotos y personal de limpieza, entre otros, son afectados”, agregó Guevara Manzo.

Abundó que la “implacable cascada de pérdidas de empleos” hunde a millones de familias en “terribles” dificultades y deudas, temerosos de cómo comprar alimentos y pagar sus cuentas, y aseguró que el efecto dominó de Covid-19 tiene un impacto masivo.

Las empresas grandes y pequeñas están siendo obligadas a cancelar sus planes de tres años y centrarse en una lucha de tres meses por la supervivencia, mientras que los trabajos de las personas se eliminan hora por hora.

“Tememos que esta situación se deteriore, a menos que los gobiernos tomen más medidas de inmediato para abordarla”, sostuvo Guevara Manzo.

Agregó que algunos gobiernos han respondido rápidamente con promesas de ayuda, pero la mayoría de las empresas “aún no tienen idea de cómo acceder a estos préstamos y exenciones fiscales que pueden salvar vidas”.

Según el WTTC, hasta 50 millones de empleos en todo el mundo están en riesgo inmediato de perderse, y 320 millones de empleados enfrentan el impacto de la “dramática” pérdida de negocios por la actual crisis.

Los viajes y el turismo contribuyen con el 10.4 por ciento del producto interno bruto mundial y generan uno de cada 10 de los empleos del mundo. Durante ocho años consecutivos, la industria de viajes y turismo ha superado el crecimiento de la economía mundial.

Esta semana, el WTTC anunció un plan para que los gobiernos puedan combatir los efectos del Covid-19. Entre estas propuestas está la petición de proteger los salarios, ingresos y empleos de los millones de personas, el otorgamiento de préstamos vitales, ilimitados y sin intereses a las compañías mundiales de viajes y turismo, así como a las pequeñas y medianas empresas, como estímulo para evitar que colapsen y se pierdan millones de empleos, y la eliminación de los aranceles e impuestos para los pasajeros y la industria de viajes, con efecto inmediato, y durante un período recomendado de 12 meses.