Hertz una empresa dedicada a la renta de vehículos desde hace 102 años solicitó protección por bancarrota ante su incapacidad para resistir la pandemia de coronavirus y no poder realizar el pago de una deuda que la compañía debía de hacer el viernes.
Un establecimiento Hertz de renta de vehículos está cerrado debido a la pandemia de coronavirus, en Paramus, Nueva Jersey. Foto: AP

Hertz solicitó protección por bancarrota ante su incapacidad para resistir la pandemia de coronavirus, que ha paralizado los viajes a nivel global y el negocio de esta endeudada compañía dedicada a la renta de vehículos desde hace 102 años.

Los acreedores de la empresa con sede en Estero, Florida, no estaban dispuestos a concederle otra extensión a sus pagos de deuda más allá de un plazo que vencía el viernes, por lo que la firma presentó sus documentos ante una Corte Federal de Bancarrotas en Delaware.

Hertz y sus subsidiarias continuarán funcionando, afirmó la empresa en un comunicado. Las principales regiones internacionales donde Hertz opera y los lugares donde tiene franquicias no están incluidas en la solicitud de apoyo por quiebra, agregó.

A finales de marzo, Hertz Global Holdings Inc. acumulaba una deuda de más de 24,000 millones de dólares y sólo tenía 1,000 millones de dólares en efectivo disponible.

Desde mediados de ese mes, la compañía, cuyas marcas de renta de vehículos incluyen Dollar y Thrifty, se quedó sin ningún ingreso debido a la paralización de viajes a causa del coronavirus, y en abril comenzó a dejar de hacer pagos. Hertz también ha tenido dificultades administrativas, y el 18 de mayo nombró a su cuarto director general en seis años.

Ningún negocio está hecho para captar cero ingresos”, dijo la exdirectora general Kathryn Marinello durante una teleconferencia el 12 de mayo en referencia a las entradas de dinero de la empresa en el primer trimestre. “Las reservas de las compañías pueden sostenerlas sólo por cierto tiempo”.

A finales de marzo, Hertz despidió a 12,000 trabajadores, puso en licencia a otros 4,000, redujo la adquisición de vehículos en 90% y canceló todos los gastos no esenciales. La compañía dijo que con estas medidas ahorraría 2,500 millones de dólares por año.

Sin embargo, los recortes fueron adoptados demasiado tarde para salvar a Hertz, la segunda mayor compañía de renta de autos en el país. Fue fundada en 1918 por Walter L. Jacobs, que comenzó en Chicago con una flotilla de una docena de modelos T de Ford. Jacobs vendió la compañía, llamada inicialmente Rent-A-Car Inc., a John D. Hertz en 1923.

En una nota dirigida a los inversionistas a finales de abril, Hamzah Mazari, analista de Jefferies, pronosticó que la empresa rival Avis sobreviviría a la crisis del coronavirus, y que Hertz sólo tenía el 50% de probabilidades “porque fue más lenta en la reducción de costos”.

El 18 de mayo, Hertz nombró director general a Paul Stone, entonces director de operaciones, y anunció que Marinello dejaría el puesto y saldría del consejo de administración de la compañía.

 

En Vanguardia estamos comprometidos con brindarte todos los días Información con Valor y por lo mismo nos encantará que nos siguieras en nuestras redes sociales e interactúes con nosotros y nuestra comunidad en Facebook, así­ como recibir las noticias al instante en nuestra cuenta de Twitter, así como darte de alta en nuestro premiado newsletter de información para despertar tu mente Jugo Naranja y nuestro newsletter local de VANGUARDIAMX, suscribirte a nuestro canal de Youtube y no dejes de ver nuestra propuesta de hermosas fotos y stories en nuestro canal de Instagram.