Especial
La cámara baja no puede aplicar citaciones emitidas a Deutsche Bank y a Capital One hasta por lo menos el 13 de diciembre

La Corte Suprema de Estados Unidos protegió de manera temporal el viernes los registros financieros del presidente Donald Trump y tres de sus hijos para impedir que los demócratas de la Cámara de Representantes tengan acceso a ellos.

En una orden firmada por la jueza Ruth Bader Ginsburg, la cámara baja no puede aplicar citaciones emitidas a Deutsche Bank y a Capital One hasta por lo menos el 13 de diciembre.

Se prevé que los magistrados discutan por lo menos uno y quizás otros dos casos parecidos en su conferencia privada agendada para ese día. Uno concierne a una citación de la Cámara de Representantes para que se entreguen los registros financieros de Trump y el otro es sobre la exigencia del fiscal de distrito de Manhattan por las declaraciones de impuestos del mandatario.

La corte de antemano ha impedido que la Cámara de Representantes tenga acceso a los registros financieros mientras considera qué hacer con los casos. El fiscal de distrito ha aceptado la postergación de la ejecución de su citación hasta que los jueces emitan un fallo. Una decisión sobre si los casos procederán podría darse para mediados de diciembre.

Los jueces y los respectivos paneles de apelación en los tres casos han determinado que los registros de los bancos y de la firma de contabilidad de Trump, Mazars USA, deben ser entregados.

Las citaciones a Deutsche Bank y Capital One también solicitan los documentos respecto a tres hijos de Trump: Donald Trump Jr., Ivanka Trump y Eric Trump; a la Organización Trump; y a otras propiedades de Trump.

Sin una orden de la Corte Suprema, los bancos tendrían que haber empezado a entregar los registros a los comités de la cámara baja la próxima semana.

Ginsburg supervisa las apelaciones de emergencia de Nueva York.