Foto: Especial
El estudio encontró que el SARS-CoV-2 sobrevivió más tiempo a temperaturas más bajas y tendió a sobrevivir más tiempo en superficies lisas o no porosas como vidrio, acero inoxidable y vinilo

El coronavirus puede sobrevivir hasta 28 días en superficies como las pantallas de los celulares, de acuerdo a los investigadores de la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), la agencia científica nacional de Australia.

El estudio realizado en el Centro Australiano para la Preparación de Enfermedades (ACDP) en Geelong, encontró que el SARS-CoV-2 sobrevivió más tiempo a temperaturas más bajas y tendió a sobrevivir más tiempo en superficies lisas o no porosas como vidrio, acero inoxidable y vinilo en comparación con superficies complejas porosas como el algodón.

Además, se mostró que el virus sobrevivió más tiempo en billetes de papel que en billetes de plástico.

"El tiempo que pueden sobrevivir y seguir siendo infecciosos depende del tipo de virus, la cantidad, la superficie, las condiciones ambientales y cómo se deposita, por ejemplo, el tacto frente a las gotas emitidas al toser", declaró el profesor Trevor Drew, director de ACDP. "Las proteínas y grasas en los fluidos corporales también pueden aumentar significativamente los tiempos de supervivencia del virus", mencionó.

La investigación consistió en secar el virus en un moco artificial en diferentes superficies, en concentraciones similares a las informadas en muestras de pacientes infectados y luego volver a aislar el virus durante un mes.

Posteriormente se realizaron más experimentos a 30 y 40 grados Celsius y los tiempos de supervivencia bajaron a medida que aumentaba la temperatura.

Además, el estudio se llevó a cabo en la oscuridad, para eliminar el efecto de la luz ultravioleta, ya que las investigaciones han demostrado que la luz solar directa puede inactivar rápidamente el virus.

"Nuestros resultados muestran que el SARS-CoV-2 puede permanecer infeccioso en las superficies durante largos períodos de tiempo, lo que refuerza la necesidad de buenas prácticas, como lavarse las manos con regularidad y limpiar las superficies", dijo una de las autoras del estudio, Debbie Eagles, subdirectora de ACDP.