En esta liguilla, la Máquina busca romper una sequía de títulos que data del torneo Invierno 1997.
La Máquina retomó la ventaja cuando el “Cabecita” Rodríguez tomó un balón en las afueras del área

CIUDAD DE MÉXICO.- El uruguayo Jonathan Rodríguez y Luis Romo anotaron para romper un empate el jueves, y Cruz Azul doblegó de visita 3-1 a Tigres, con lo cual colocó un pie en las semifinales del torneo Apertura mexicano.

El paraguayo Juan Escobar adelantó a los celestes a los 30, el argentino Guido Pizarro niveló a los 46, pero Rodríguez restauró la delantera a los 53 y Luis Romo amplió la ventaja a los 70.

Con ese resultado, a Cruz Azul le basta cualquier empate o derrota de hasta 2-0 o 3-1 como local para avanzar por los goles de visitante o por su mejor posición en la clasificación general, respectivamente.

En esta liguilla, la Máquina busca romper una sequía de títulos que data del torneo Invierno 1997.

Tigres, que en lo que va de la década ha conquistado cinco títulos de liga, necesita un triunfo de 3-0 o superior para clasificarse a la siguiente fase.

El partido de vuelta está previsto para el domingo por la noche en el estadio Azteca de la capital.

Los universitarios tuvieron la primera jugada peligrosa del encuentro a los 15 minutos con un remate de Javier Aquino que fue contenido por el portero Jesús Corona.

Cruz Azul se puso al frente cuando Escobar entró al área por el costado derecho y conectó un potente disparo que entró por el centro de la portería defendida por el argentino Nahuel Guzmán.

Tigres igualó en el arranque del segundo tiempo, cuando Pizarro recibió un centro por la izquierda y conectó un remate de cabeza que entró pegado al poste izquierdo del arco de Corona.

La Máquina retomó la ventaja cuando el “Cabecita” Rodríguez tomó un balón en las afueras del área, eludió a un zaguero, después a Guzmán y realizó un potente disparo para poner el 2-1.

Cruz Azul le dio rumbo al encuentro cuando Orbelín Pineda llegó a la línea de fondo por el costado izquierdo y mandó una pelota retrasada para Romo, quien la recibió, se dio una media vuelta y convirtió a poste izquierdo de Guzmán.