Josuan Hernández, jugador de los Saraperos de Saltillo y Fabiola Prado | Foto: Héctor García
Este Día de san Valentín recordamos a Josuan Hernández y Fabiola Prado, quienes se comprometieron en el Parque Madero y hoy forman un feliz matrimonio que ha fructificado en una familia
Gracias por mi niña, gracias por tu apoyo y gracias por llegar a mi vida. Para que un hombre llegue lejos, necesita una mujer como tú. Feliz Día de San Valentín Fabiola Alejandra”

Grandes historias se han escrito en el Parque Francisco I. Madero, pero no sólo en lo deportivo, pues también el amor se ha hecho presente; una de ellas, sin duda, es la de Josuan Hernández y Fabiola Alejandra, pues el jugador de los Saraperos de Saltillo le propuso matrimonio a su hoy esposa el 14 de abril de 2019.

Aquella tarde en que la Nave Verde se medía frente a los Tecolotes de los Dos Laredos, la quinta entrada se convirtió en un momento inolvidable para Josuan, Fabiola, los Saraperos y su afición.

En complicidad con el Club, Fabiola bajó al terreno de juego para acompañar a su entonces novio en lo que parecía un reconocimiento para él por su labor en el equipo, sin embargo, fue sorprendida con un video en la pantalla y, mientras observaba, Josuan sacó un anillo de compromiso, se hincó y lanzó la gran pregunta. La respuesta fue un rotundo “sí” y el amor fue sellado con un beso.

La tarde fue redonda para Hernández, pues inspirado por su amada, esa noche se fue de 4-4 con 6 carreras producidas, incluyendo un Grand Slam.

Josuan y Fabiola se conocieron por Instagram, comenzaron una amistad y después la transformaron en un noviazgo que derivó en un feliz matrimonio y una familia, pues pronto llegó la pequeña Marina Estrella.

“Yo le escribí y quedamos de vernos en Monterrey; fuimos a almorzar y estuvimos platicando alrededor de 3 horas. De ahí comenzamos a escribirnos, platicar y conocernos por unos 3 meses. Yo estaba en Mochis y ella viajó un día para allá y le hice una cena sorpresa. Ahí fue que nos hicimos novios”, recordó Josuan.

Decidido a formalizar la relación, Hernández elaboró un plan que sorprendería a todos, especialmente a su amada.

“La propuesta de matrimonio se me ocurrió porque quería hacerle algo bonito; había visto otras cosas, pero me dije: ‘qué mejor que hacerlo donde juego yo’. Sabía que ella se iba a emocionar y no se lo esperaba. Gracias a Dios todo salió bien”, dijo.

Aquella tarde fue mágica para todos, especialmente para la pareja; la pizarra reflejó un 15-6 sobre los Tecolotes con una actuación inolvidable del campocorto.

Josuan y Fabiola se casaron por el civil hace algunos meses, pero este 20 de febrero lo harán por lo religioso para continuar escribiendo la historia de esta nueva familia, una muy sarapera.