La actriz de "Sexo en Nueva York" se pondrá en la piel de Nancy Reagan en el documental de ficción "Killing Reagan", una nueva entrega de la serie producida por Ridley Scott que repasa la historia de EU.

Cynthia Nixon, la feminista neurótica de "Sex and the City", la serie que marcó una época en la comedia televisiva femenina de finales de los 90, regresa a la televisión encarnada en la desaparecida Nancy Reagan, esposa del también fallecido Ronald Reagan, que sigue siendo uno de los presidentes de EU más populares.

El 30 de marzo de 1981, a las 2.27 horas de la tarde, se oyeron seis disparos en los alrededores del hotel Hilton de Washington. El responsable: un joven con problemas mentales dispuesto a matar al Presidente de Estados Unidos. No lo consiguió pero aquel día cambió para siempre la legislatura de Ronald Reagan y su matrimonio.

Cynthia Nixon caracterizada como Nancy Reagan para el documental de ficción “Killing Reagan”. Foto: EFE

National Geographic Channel analiza este momento clave de la historia norteamericana con "Killing Reagan", una nueva producción de Ridley Scott, que sigue la senda de las ya estrenadas "Killing Lincoln", "Killing Kennedy" y "Killing Jesus" y que, en esta ocasión, se centra en la recreación de los momentos previos al intento de asesinato contra el que fue cuadragésimo Presidente de EU.

Una producción, dirigida por Rod Lurie ("The Contender"), que se se estrenará en Estados Unidos en noviembre próximo y llegará a principios de 2017 a 171 países de todo el mundo en 45 idiomas.

La actriz de "Sex in the City" encabeza el reparto en el papel de la leal y protectora primera dama, junto a Tim Mathison ("The West Wing"), que interpreta a Ronald Reagan, y Kyle S.More ("Brooklyn Nine-Nine"), que se convierte en John Hinckley Jr, el hombre que disparó al presidente y que próximamente podrá salir del centro psiquiátrico en el que ha pasado los últimos 35 años.

LIBERTAD PARA HINCKLEY

La historia está de plena actualidad, pues John W. Hinckley podrá salir en breve de un hospital psiquiátrico y vivir con su madre 35 años después del intento de asesinato, según decretó el pasado 27 de julio un juez federal de EU.

Hinckley, de 61 años, ya no supone "un peligro ni para él ni para otros" y tendrá libertad para abandonar el Hospital St. Elizabeth's de Washington, donde estuvo internado desde el tiroteo; residirá en la casa de su madre, de 90 años, en un complejo vallado con campo de golf en Williamsburg (estado de Virginia), a unos 250 kilómetros de Washington.

El autor del intento de magnicidio alegó que disparó contra Reagan para tratar de impresionar a la estrella de Hollywood Jodie Foster, objeto de su obsesión tras visionar repetidas veces la famosa película "Taxi Driver", de cuyo reparto formaba parte la actriz.

"La razón por la que voy a llevar a cabo este intento ahora es porque ya no puedo esperar más para impresionarte (...). Jodie, te pido por favor que mires en tu corazón y me des al menos la oportunidad, con esta hazaña histórica, de ganar tu amor y respeto", confesó Hinckley en una misiva antes de perpetrar el tiroteo.

El actor Tim Matheson caracterizado como el presidente Ronald Reagan. Foto: EFE

EN LA CABEZA DE REAGAN

"Independientemente de su color político, el intento de asesinado de Ronald Reagan no sólo fue crucial en nuestra historia, reseteó la presidencia de Reagan, nos habló del hombre", ha explicado Rod Lurie.

"Esto no es tanto un thriller político como un thriller psicológico. Nos adentramos en la cabeza de Reagan y más allá, en el corazón de su historia de amor con Nancy. Mostramos la locura de Hinckley pero también el entorno que le llevó a querer asesinar a Reagan", añade Lurie sobre la historia, cuyo guión corre a cargo del ganador del Óscar Eric Simonson ("A Note of Triumph: The Golden Age of Norman Corwin").

"Killing Reagan" arranca a finales de 1980, en plena batalla entre Ronald Reagan (Matheson) y Jimmy Carter por el despacho oval.

Con la ayuda de su protectora esposa Nancy (Nixon) y su grupo de asesores de confianza, que incluye a Jim Baker III (Geoff Pierson, "Castle"), Mike Deaver (Jeff Harlan,"NCIS"), James Brady (Michael H. Cole, "Dirty Grandpa") y Edwin Meese (Joel Murray, "Mad Men"), Ronald Reagan consiguió ganar las elecciones presidenciales con una holgada ventaja. En los primeros días de legislatura, Reagan tuvo que hacer frente al Congreso y a unos bajos índices de aprobación de la ciudadanía.

El actor Kyle More interpreta a John Hinckley, condenado por disparara contra Ronald Reagan. Foto: EFE

Mientras, un joven de 25 años llamado John Hinckley Jr. (More) vive inmerso en una espiral de inestabilidad mental cada vez mayor. Ignora los consejos de sus padres, que insisten para que busque ayuda médica, y empieza a obsesionarse con la joven actriz Jodie Foster. Después de un desastroso intento de conocerla en la Universidad de Yale, Hinckley decide atraer su atención con una acción extrema, inspirada en "Taxi Driver": asesinar al presidente.

Aquella tarde del 30 de marzo de 1981, el joven disparó seis veces sobre Reagan y su equipo. Un policía local, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, James Brady, y el presidente fueron heridos.

Un ataque que sumió a la Casa Blanca -y al país- en un caos que reescribió el curso de la historia: la popularidad del Reagan aumentó durante su recuperación, y el intento de asesinato cambió para siempre la relación son su mujer Nancy.

Ronald Reagan falleció en 2004 a los 90 años tras sufrir el mal de Alzheimer durante una década, y su viuda murió el 6 de marzo de 2016. Sus hijos, Ron Reagan Jr. y Patti Reagan Davis, se han opuesto siempre a la liberación de Hinckley porque no se fían de él debido a sus engaños en el pasado.

De izquierda a derecha, las actrices estadounidenses Sarah Jessica Parker y Kristin Davis, la británica Kim Cattrall y la estadounidense Cynthia Nixon posan a su llegada al estreno de “Sexo en Nueva York” en Londres. Foto: EFE/Daniel Deme

EN LOS EXTREMOS

En el papel de Nancy Reagan, adalid del conservadurismo republicano, se sumergirá una mujer, Cynthia Nixon (Nueva York, 1966), que se hizo famosa en todo el mundo por su papel de Miranda en "Sex and the City", y que ha tenido una vida completamente ajena a la de la desaparecida primera dama.

Y no sólo por haber protagonizado una de la series que más abiertamente han abordado el sexo desde le punto de vista femenino en la historia de la televisión, sino por haberse situado en las posturas más abiertamente favorables a las libertades civiles en Estados Unidos.

Sobre todo en su vida privada, porque después de divorciarse de su marido -el fotógrafo Danny Mozes, con quien tuvo dos hijos: Samantha y Charles- contrajo en 2012 matrimonio con su novia durante ocho años, Christine Marinoni.

Ambas habían sido ya madres de un niño, aunque decidieron esperar a casarse hasta que ese tipo de uniones fueran legales en Nueva York.

La actriz explicó que le costó dar el paso para revelar públicamente su homosexualidad, y que su antiguo publicista estaba en contra de esa decisión.

La protagonista de "Sex and the City", que superó un cáncer de mama en 2006, reconoció que antes de conocer a su actual pareja se veía a sí misma como bisexual.
 
DESTACADOS:

--  La actriz de "Sex in the City" encabeza el reparto en el papel de la primera dama, junto a Tim Mathison ("The West Wing"), que interpreta a Ronald Reagan, y Kyle S.More ("Brooklyn Nine-Nine"), que se convierte en John Hinckley Jr, el hombre que disparó al presidente para llamar la atención de la actriz Jodie Foster.

-- La historia está de plena actualidad, pues John W. Hinckley podrá salir en breve de un hospital psiquiátrico y vivir con su madre 35 años después del intento de asesinato, según decretó el pasado 27 de julio un juez federal de EU.

-- Después de divorciarse de su marido -el fotógrafo Danny Mozes, con quien tuvo dos hijos: Samantha y Charles- Cynthia Nixon contrajo en 2012 matrimonio con su novia durante ocho años, Christine Marinoni.

Por Manuel Carretero/EFE-Reportajes

EFE

Agencia de noticias internacional fundada en Burgos el 3 de enero de 1939. El entonces ministro del Interior, Ramón Serrano Suñer, impulsó la creación de la agencia, en la que participaron activamente: José Antonio Jiménez Arnau, Manuel Aznar Zubigaray y Vicente Gállego.