Es­te re­pro­ba­ble he­cho su­ce­dió en la vi­vien­da mar­ca­da con el nú­me­ro 483 en la ca­lle Ro­dol­fo Gao­na de la co­lo­nia Fer­mín Es­pi­no­sa “Ar­mi­lli­ta”, de la ciu­dad de Ra­mos Ariz­pe. Foto: Tomada de Internet
Es­te re­pro­ba­ble he­cho su­ce­dió en la vi­vien­da mar­ca­da con el nú­me­ro 483 en la ca­lle Ro­dol­fo Gao­na de la co­lo­nia Fer­mín Es­pi­no­sa “Ar­mi­lli­ta”, de la ciu­dad de Ra­mos Ariz­pe

Con tal de ocul­tar el em­ba­ra­zo a sus pa­dres, una jo­ven de 19 años de edad dio a luz a una be­bé en su pro­pia ca­sa y la arro­jo al pa­tio de su ve­ci­na.

Es­te re­pro­ba­ble he­cho su­ce­dió en la vi­vien­da mar­ca­da con el nú­me­ro 483 en la ca­lle Ro­dol­fo Gao­na de la co­lo­nia Fer­mín Es­pi­no­sa “Ar­mi­lli­ta”, de la ciu­dad de Ra­mos Ariz­pe.

In­for­mes ex­tra­ofi­cia­les por par­te de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE), die­ron a co­no­cer que Wendy Anahí “N” no lle­va­ba cuen­ta de su em­ba­ra­zo.

La jo­ven, al sen­tir­se mal de sa­lud, se tras­la­dó al ba­ño y se le vino un ex­ce­si­vo san­gra­do que no pu­do con­tro­lar.

In­va­di­da por el mie­do y la de­ses­pe­ra­ción por­que no te­nía quién le ayu­da­ra, se fue di­rec­to al pa­tio.

Ex­pul­só su pro­duc­to ella mis­ma, lo tra­tó de ocul­tar y aún no da ex­pli­ca­ción si lo aven­tó al do­mi­ci­lio con­ti­guo o có­mo fue que lle­gó has­ta allá.

Fue ella mis­ma quien so­li­ci­tó la ayu­da de una am­bu­lan­cia por que su san­gra­do no pa­ra­ba.

Una am­bu­lan­cia de bom­be­ros ini­cial­men­te le dio au­xi­lio a la jo­ven ma­dre.

Jus­to cuan­do se aten­día la ur­gen­cia, los ve­ci­nos de la vi­vien­da con­ti­gua tam­bién so­li­ci­ta­ron ayu­da. Pe­ro la si­tua­ción fue dis­tin­ta por­que ase­gu­ra­ban que un be­bé re­cién na­ci­do es­ta­ba en el pa­tio de su ca­sa.

Al se­gun­do lla­ma­do se apro­xi­ma­ron ofi­cia­les de la Po­li­cía Eco­ló­gi­ca a car­go de la pa­tru­lla 119.

Lo que hi­cie­ron los ofi­cia­les, fue pro­te­ger a la be­bé con una co­bi­ja en co­lor azul que les fa­ci­li­tó la fa­mi­lia que reali­zó el ha­llaz­go.

A la ma­dre tam­bién se le trasladó a una unidad médica para su valoración.