Hasta eñ año pasado en México sólo había tres médicos que manejaban al robot.
Es manejado a distancia por un médico y utilizado para remover partes dañadas en tumores: hay alrededor de 10 en México

El sistema quirúrgico Da Vinci creado por la empresa norteamericana Intuitive Surgical y aprobado, en el año 2000, por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos, el Sistema da Vinci, sigue en la polémica.

Se utiliza para múltiples procedimientos quirúrgicos, especialmente en prostatectomías-, está controlado por un cirujano que opera desde una consola y se diseñó para facilitar la cirugía compleja empleando un enfoque mínimamente invasivo.

Permite superar las limitaciones propias de la cirugía abierta y laparoscópica, potenciando en términos de visión, precisión y control las habilidades del cirujano.

S le llama robot da Vinci  el cual no es autónomo pero requiere en todos los casos la intervención y toma de decisiones de un profesional que actúe como operador humano para todas las acciones.

Mediante pantallas vel la operación que se está realizando.

Se compone de una consola ergonómica desde la que el cirujano opera sentado y que, normalmente, se encuentra en el mismo quirófano. Al lado del paciente se sitúa la torre de visión (formada por controladores, vídeo, audio y proceso de imagen) y el carro quirúrgico que incorpora tres o cuatro brazos robóticos interactivos controlados desde la consola, en el extremo de los cuales se encuentran acopladas las distintas herramientas que el médico necesita para operar, tales como bisturís, tijeras, unipolar, etcétera.

Permite también optimizar el rango de acción de la mano humana, reduciendo el posible temblor y perfeccionando todos los movimientos del cirujano.

De esta forma se minimizan las posibilidades de error en relación a otros sistemas quirúrgicos como la laparoscopia, procedimiento en el que el cirujano debe operar de pie con una visión del área anatómica en la que interviene en 2D.

Antecedentes

Con el robot se hicieron pruebas primero con uvas las cuales las quitaba las cascara y luego se las ponía cosiéndola, luego figuras de origami con las cuales hacía figuras, también usaron pincel para pintar y hacer finos y pequeños dibujos.

Sí hay robots en México

Hasta el año pasado, En México, sólo tres cirujanos torácicos estaban certificados para utilizar el robot Da Vinci para realizar operaciones mínimamente invasivas.

Uno de ellos era doctor José Manuel Mier, cirujano del Hospital Ángeles Lomas, quien el año 2017 operó a dos pacientes con cáncer de pulmón. El especialista declaró en aquel entonces que durante la intervención, él se encontraba a metros de distancia de las personas intervenidas.

El experto detalló que el robot Da Vinci sólo realizó tres pequeños orificios en la parte lateral del paciente para poder extraer el tumor.

Con el paso de los años, han ido modificando al robot Da Vinci.

“Es una estructura robótica compuesta por cuatro brazos que se coloca encima del paciente. Uno de estos brazos es la cámara con la que podemos observar desde la consola. Los otros tres brazos se introducen dentro del enfermo, los cuales pueden llegar a lugares donde la mano del cirujano llega con dificultad”, explicó el doctor, quien realizó la especialista en cirugía torácica en la Universidad de Alcalá de Henares en Madrid, España.  Con información de Agencias