Prevención. Desde el mes de marzo fueron canceladas las visitas familiares en la casa de reposo “Las Viñas”. | Foto: OMAR SAUCEDO
Además, 6 empleados de la Casa de Reposo ‘Las Viñas’, también resultan infectados

15 residentes y 6 empleados de la casa de reposo para adultos mayores “Las Viñas” de Saltillo, dieron positivo a la prueba de COVID-19 en los últimos días. La mayoría son asintomáticos y dos de ellos tienen molestias leves, que están siendo tratados con “ivermectina” en uno de los edificios de la residencia, donde están aisladas las personas contagiadas. Ya se reportaron dos decesos, ambos de mujeres, una de 87 años y una de 80 años.

El pasado 29 de junio, una colaboradora de “Las Viñas” fue diagnosticada con COVID-19, tras presentar síntomas de la enfermedad, por lo que directivos de la casa de reposo decidieron aplicar pruebas a los 41 residentes y a los 51 empleados, un total 92 personas, de las cuales resultaron 21 contagiadas, luego de recibir los resultados de laboratorios particulares.

“Hay 15 residentes contagiados, de los cuales 13 son mujeres y 2 hombres y el 90 por ciento de éstos son asintomáticos, están en su vida normal y el 10 por ciento, que son 2 personas, tiene molestias leves como temperatura y dolor de cabeza. De los colaboradores hay 6 personas contagiadas, incluyendo a la primera colaboradora que había dado positivo, son 5 mujeres y un hombre”, comentó Sergio Gutiérrez, director de relaciones públicas de “Las Viñas”.

Uno de los dos edificios de la residencia para adultos mayores fue habilitado para aislar a los 15 residentes diagnosticados con COVID-19, mientras que los 6 colaboradores contagiados están resguardados en sus domicilios y ninguno presenta síntomas.

“Se procedió a separar a los residentes con contagio o resultado positivo, en un edificio aparte, para que dejaran de tener contacto con cualquier otro residente. Tenemos dos edificios principales, el 2 está considerado como área COVID para todos los positivos”, comentó Gutiérrez. 

Desde marzo pasado, en la casa de reposo se restringieron las visitas de familiares de los residentes y se implementaron medidas sanitarias estrictas de control para evitar contagios.

“Los 41 residentes habían estado muy bien, teníamos un control perfecto, pero uno de nuestros colaboradores empezó con el contagio y es un efecto dominó que va generando los contagios”, explicó.

A raíz de los casos confirmados dentro de la casa de reposo, un grupo de enfermeros especializados fue contratado exclusivamente para dar atención a los residentes contagiados y ese personal no está teniendo contacto con el resto de los residentes, para evitar que se extiendan los contagios fuera de sus instalaciones.

Efecto ‘dominó’

La casa de reposo “Las Viñas” se ubica en La Hibernia.

Recibe a mayores de 70 años.

- 41 residentes hay en la actualidad 
- 51 empleados atienden a los ancianitos.
- En junio, una colaboradora dio positivo al coronavirus.
- 15 ancianitos resultaron contagiados (13 mujeres y 2 varones)
- La mayoría es asintomática.

TRATAMIENTO USADO EN AUSTRALIA

La atención de los 15 residentes de “Las Viñas” diagnosticados con COVID-19 está a cargo del médico geriatra Daniel de la Cruz, quien está basando el tratamiento en la “Ivermectina”, que ha sido utilizado en otros países como Australia.

De acuerdo con directivos de la residencia, además de la “Ivermectina”, también se les están dando desinflamatorios, anticoagulantes, suplementos con vitaminas y antibióticos en caso de ser necesarios.

“El tratamiento que se les está dando es el protocolo que nos marca el doctor, que están llevando algunos otros hospitales y a nivel mundial también. Tenemos claro también que dos personas pacientes tenían previo un estado complicado de salud, por otras enfermedades, pero la mayoría de los positivos han estado casi asintomáticos también”, comentó por su parte Christina Canales López, directora general de la casa de reposo “Las Viñas”.

En caso de que alguno de los residentes o de los colaboradores contagiados requiera de respiradores o de una atención adicional en caso de que agrave su estado de salud, serán trasladados al hospital que elijan sus familiares, sin embargo, hasta el momento eso no ha sido necesario.

“Nosotros no somos hospital. En caso de que se requiera algún respirador, tendrá que ser trasladado a un hospital”, concluyó Gutiérrez.