Su equipo en la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP); Jorge Enrique Tello Peón, con quien colaboró desde 1989; y hasta Marta Sahagún de Fox son señalados como cercanos al exfuncionario mexicano capturado en EU

De acuerdo con publicaciones de Anabel Hernández, periodista mexicana que ha investigado y documentado el entramado del narcotráfico en México en los últimos 20 años, son varios los exfuncionarios vinculados a las presuntas actividades ilícitas por las que se encuentra detenido Genaro García Luna en Estados Unidos.


De entrada, los grandes personajes que estarían “temblando” tras la captura del exsecretario de Seguridad Pública (2006-2012), acusado de conspirar para el tráfico de cocaína y de recibir millones de dólares en sobornos por parte del Cártel de Sinaloa entre 2001 y 2012, son los expresidentes panistas Felipe Calderón, quien fue su jefe directo, y Vicente Fox, en cuya administración participó como director de la Agencia Federal de Investigación (2001-2005).


“La actual guerra contra el narcotráfico emprendida por la administración del presidente Felipe Calderón es tan falsa como la del gobierno de Vicente Fox. En ambos casos la ‘estrategia’ seha limitado a brindar protección al cártel de Sinaloa. El garante de la continuidad de esa protección ha sido el tenebroso jefe policiaco Genaro García Luna, actual secretario de Seguridad Pública federal, y su corrupto equipo de colaboradores, así lo comprueban irrefutablemente los expedientes inéditos que aquí se muestran.

“(…) El impune funcionario incluso ha llegado a afirmar que no hay más salida que dejar que El Chapo opere libremente y que ‘ponga orden’ sobre los otros grupos criminales, ya que así al Gobierno le resultará más fácil negociar con un solo cártel que con cinco. El sangriento resultado de la guerra entre los cárteles enemigos ya lo conocemos”, señala la periodista en su libro “Los señores del narco”.

Pero también salen “salpicados” personajes como Jorge Enrique Tello Peón, quien fuera asesor en materia de seguridad del expresidente Calderón, y subsecretario de Gobernación y responsable de los penales del país cuando “El Chapo” se apropió del control de Puente Grande, prisión de máxima seguridad de la que finalmente escapó en enero de 2001.


García Luna, colaborador de Tello Peón desde 1989, fue uno de los encargados de conducir las investigaciones sobre la primera fuga del líder del Cártel de Sinaloa

.
“El servilismo y la conveniente lealtad de García Luna a sus jefes, no a las instituciones, lo hacían el hombre más adecuado para conducir las investigaciones sobre la fuga de Guzmán Loera (…) Tello Peón y (Enrique) Pérez Rodríguez (subdirector de Prevención y Readaptación Social) durmieron tranquilos. Nadie los molestó ni los interrogó”, apunta Hernández.


En febrero de 2001, Tello Peón dimitió del cargo de subsecretario, y al mes siguiente se convirtió en el vicepresidente de información de Cemex. Pérez Rodríguez también renunció un mes después. Ninguno de los dos fue considerado responsable del escape pese a declaraciones ministeriales que los incriminaban.

VARIOS DE LA EXTINTA AFI

En 2003, cuando García Luna dirigía la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), varios de sus colabores cercanos: Luis Cárdenas Palomino, director general de Investigación; Javier Garza Palacios, director general de Operaciones Especiales; Igor Labastida, director de Investigaciones Federales; y Domingo González Díaz, director del Centro de Mando, reaprehendieron a “El Chapo” en el estado de Nayarit, donde el capo tenía su base de operaciones.


“Nadie sabe si el encuentro fue accidental o provocado por el capo, pero funcionó (al ‘Chapo’, quien buscaba acercarse a García Luna y su equipo). Aparentemente los hombres de García Luna dejaron libre a Guzmán Loera a cambio de una muy considerable cifra de millones de dólares.


“Más tarde se unirían al grupo que supuestamente le daba protección Édgar Eusebio Millán, director de Despliegue Regional; Facundo Rosas Rosas, director de Análisis Táctico; y Víctor Gerardo Garay Cadena, director de Intercepción y Erradicación”, señala Hernández.


En “Los señores del narco” se indica que en algunas oficinas del Gobierno Federal, a los inseparables de García Luna se les bautizó como “El Mega Cártel”. Desde 2005 hay registros documentales de que la AFI comenzó a operar de lleno como su ejército, era su brazo armado oficial, su grupo de secuestradores y matones con charola.


“En segunda línea se encuentran Rubén Hernández Esparza, José Trinidad Ayala Aguirre, Luis Jafet Jasso Rodríguez, Roberto Reyna Delgado, Mario Velarde Martínez, Edgar Enrique Bayardo del Villar. Todos ellos trabajaron con él en la AFI, algunos desde antes. A todos se los llevó a trabajar a la SSP federal”, precisa.

CERCANO A MARTA SAHAGÚN

De acuerdo con Hernández, durante el sexenio de Fox, García Luna encontró una nueva “hada madrina”: Marta Sahagún de Fox.


“El director de la AFI visitaba frecuentemente a la primera dama en Los Pinos porque, dicen, le llevaba muy buenos regalos que transportaba en maletas. Aparentemente no se trataba de lotes de joyas, como los que le regalaba Olegario Vázquez Raña, sino dinero proveniente del narcotráfico”.