Archivo
Violencia y sátira, brindan más de lo que hizo a la primera cinta buena, pero sin la misma fuerza ni frescura de su predecesora

Calificación: 8 de diez

No me gustó tanto como la primera y no sé bien por qué. Igual para eso son estos textos, para ordenar las ideas y entender qué son y por qué las emociones que provoca determinado filme. En varias ocasiones he cambiado la calificación que tengo en mi cabeza sobre tal cinta, al llegar al punto final de esta sección. Y ya que ando en un despliegue de honestidad y me tomo licencia con eso de que Deadpool rompe “la cuarta pared” y esas cosas, admito que no estaba muy entusiasmado por la segunda parte de este superhéroe. La primera entrega, estrenada en 2016, me pareció un relato divertidísimo y violento, características que supongo (porque dicen y he leído, ya que en mis manos nunca he tenido un cómic) van con la idea de este personaje. “Deadpool 2” es más de lo mismo y creo que lo hace bien, pero algo le falta o algo le sobra. Siga leyendo y descubrámoslo juntos, de la mano como hermanos.

La película encuentra a Wade Wilson (Ryan Reynolds) A.K.A. “un payaso vestido como juguete sexual”, según Cable (Josh Brolin), pero él viene más adelante, decía que ahora el personaje se encuentra sin la dirección de Tim Miller y ahora bajo el mando de David Leitch, pero esto también habría que explicarlo luego. Lo importante es que sigue matando criminales a diestra y siniestra mientras es muy feliz con su novia (o esposa, ¿se casaron?, no recuerdo, me parece recordar que sí). Luego de un trágico evento, termina conociendo a Russell Collins (Julian Dennison) un niño gordito necesitado de afecto y un mutante muy poderoso. Aquí entra el antes mencionado Cable, quien viene del futuro a matar al niño, por lo que el protagonista deberá aliarse con un grupo de conocidos de la saga de “X-Men” y otros nuevos personajes, para detener a este hombre con brazo de metal y ojito brilloso.

El chiste de Deadpool es que es un mercenario loco que no respeta ninguna regla y con ello me refiero a varias cosas: tiene un cargado humor negro y es poco ortodoxo y en extremo violento al momento de hacer su trabajo, ambas cosas van de la mano con el hecho de que es el primer superhéroe comercial clasificación R en Estados Unidos, es decir, el humor es grosero y la violencia explícita. Y digo comercial porque hay otros como “Kick-Ass” (2010), pero digamos que es el primero en este sentido en pertenecer a una franquicia grande, en este caso “X-Men”, y sin duda el más exitoso, pues su filme anterior se convirtió en el más taquillero de la historia con la mencionada clasificación. Ello dio como resultado “Logan” (2017), también R, y esta apresurada segunda parte. Es decir, la gente quiere más groserías y violencia, héroes diferentes que se burlen de sí mismos. Sin duda la idea es fantástica y el resultado muy divertido.

“Deadpool 2” entrega lo que promete en buenas dosis. Quizá me pareció que la violencia era un poco menos extrema, salvo unas excepciones. Pero esto puede ser una ilusión de mi mala memoria. Me sorprende las pocas cosas que recuerdo de la primera película, quizá sea el fastidio de ver tantos superhéroes en dos años. Dios, ¿cuántas películas de este tipo se estrenan en tan sólo 12 meses? Estamos llegando al extremo. En ese sentido la presencia de Deadpool debería ser refrescante, un descanso y una buena sátira, pues se burla de clichés, habla a la cámara e incluso hace referencias directas a otros héroes menos exitosos interpretados por Ryan Reynolds. Pero lo que más recuerdo de “Deadpool”: La Uno, es que me pareció divertida, si bien nada extraordinario. Un buen rato en el cine.

Sentado aquí ante la incertidumbre de la página en blanco, siento más o menos lo mismo de esta segunda aventura. Puntualizo un par de sorpresas: me sacó de onda que de entrada fuera tan sentimental, tuviera escenas dramáticas que se toman muy en serio. Son varias: el evento trágico que sacude a Deadpool casi al principio, la historia de Cable y el arco dramático del niño Russell Collins. Supongo que estos tres momentos sentimentales y serios funcionan, aunque el primero parece gratuito y el segundo exposición innecesaria. El último es sin duda el mejor y Russell es de lo más destacado, desde la actuación de Julian Dennison, hasta lo mucho que le dan para hacer al personaje. Me parece que este aspecto busca añadirle un poco más, una pizca extra de sal al guisado. Está bien, pero es un tanto desconcertante en un héroe que no se toma en serio para nada. Desentona a ratos, saca de la sátira, pierde el balance, aunque no se cae de la cuerda floja.

Otra sorpresa es que hay secuencias de acción sobresalientes, muy entretenidas y bien hechas y aquí hay que mencionar de nuevo al director suplente: David Leitch. ¿Quién es este señor? En los créditos (satíricos también) dice “uno de los que mató al perro de John Wick”, pues esto es cierto en parte. Leitch es co-director de “John Wick” (2014) junto a Chad Stahelski, aunque no tiene el crédito. Antes de hacer dicha cinta ambos eran expertos en secuencias y coreografías de riesgo en filmes de acción. Y he aquí la razón detrás de tanta adrenalina desbordante, que si bien no llega al grado de la cinta protagonizada por Keanu Reeves, sin duda fue lo que más disfruté. Mi acompañante en la sala dice que también disfruté los chistes y que escuchó que me reí mucho, pero la verdad no recuerdo que eso fuera para tanto.

Porque aquí está el mayor punto negativo: el humor es el mismo y no lo siento tan efectivo. Llueven referencias a otras películas del género, desde menciones al universo DC hasta el propio Thanos (también interpretado por Brolin). Incluso hay un chiste medio repetido, que involucra una parte del cuerpo del protagonista. Y bueno, ¿qué tiene de malo que repitan el humor? Si fuera diferente, se haría una revolución en los cines. Pues no, nada de malo, pero sí debieron ponerle más empeño a esta parte, pues creo que no tiene tanta frescura ni ingenio. Claro, que también estoy siendo muy exigente, ya lo dijo mi acompañante, me reí, claro que me reí, aunque según yo no mucho. Así pues, si usted, querido lector, disfrutó de la anterior, no me cabe duda que pasará un buen rato aquí. Cuando un chiste es bueno, supongo que funciona si lo cuentan varias veces.

El dato
> Director: David Leitch.
> Elenco: Ryan Reynolds, Josh Brolin, Morena Baccarin, Julian Dennison, Zazie Beetz, T.J. Miller, Brianna Hildebrand, Jack Kesy.
> Género: Acción / Superhéroes.
> Clasificación: B15
> Duración: 120 minutos.