Miguel Ángel Riquelme, Gobernador de Coahuila / Foto: Sandra Gómez
Resta al dinamismo económico que está alcanzando La Laguna, el desarrollo y la competitividad que ha alcanzado en los últimos años

Torreón, Coahuila. – La decisión del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de cancelar el Metrobús en la Comarca Lagunera de Durango, es lamentable, pero en la parte de Coahuila no se detiene, aseguró el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís.

Tan no se detiene porque ya se terminaron las obras de infraestructura, carriles de confinamiento, paraderos y estaciones y ahora se aborda el modelo de negocios que prácticamente es llegar a un acuerdo con los transportistas.

Cómo se tomó la decisión de cancelar el proyecto y cómo se dieron las cosas en ese acto público que encabezó el Primer Mandatario de la Nación, con nutridos abucheos hacia el gobernador duranguense, José Rosas Aispuro Torres, es algo a lo que no estanos acostumbrados, precisó.

La consulta se hizo de una manera tramposa, porque todo mundo puede llevar gente a un mitin.

Reprochó que en cada encuentro con el Presidente se monte un show para abuchear a los gobernadores, porque juntan un grupo de personas, aleccionadas y pasan este tipo de desencuentros.

Por lo que se refiere al Metrobús, refirió que no está de acuerdo con la decisión de cancelarlo, porque da para mucho más.

Miles de personas que viven en Gómez Palacio y trabajan en Coahuila y viceversa; la sentencia de cancelarlo no fue la más adecuada, aseveró.

Recordó que como alcalde de Torreón le tocó afrontar problemas al inicio de los trabajos del Metrobús, porque los intereses de los concesionarios son distintos a los del gobierno de que se preste un buen servicio de transporte a los usuarios.

En Torreón a los transportistas se les está pidiendo que las tarifas del Metrobús se ajusten de tal modo que para ellos sea negocio, con un precio adecuado para el usuario y que ofrezcan el mejor servicio para la Comarca Lagunera.