Emilio Lozoya, exdirector de Pemex / Foto: Especial
Marielle Helene y Gilda Margarita Austin ofrecieron pruebas para tratar de demostrar que no cometieron algún delito como aseguró la FGR en la carpeta de investigación del caso Odebrecht

Un Tribunal Federal declaró infundadas las impugnaciones que presentaron Marielle Helene Eckes y a Gilda Margarita Austin y Solís, esposa y madre, respectivamente, del ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, quienes reclamaron que una juez no admitió pruebas a su favor.

Ambas mujeres ofrecieron pruebas para tratar de demostrar que no cometieron algún delito como aseguró la Fiscalía General de la República en la carpeta de investigación que judicializó por el caso Odebrecht.

Sin embargo, la juez Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal, Sandra Leticia Robledo Magaña, en juicios separados determinó no admitir las pruebas por ser “inviables”, ya que consideró que se debieron desahogar ante el juez de control que libró las órdenes de captura por su probable responsabilidad en los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Por unanimidad, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Penal declaró infundados los recursos de queja, fallo que hizo público, pero no el engrose de su sentencia.

Pese al fallo, el juicio aún no se resuelve de fondo y continuará desahogándose en el juzgado que preside Robledo Magaña.

La Fiscalía General de la República señaló a los familiares de Emilio Lozoya de presuntamente triangular recursos que tienen su origen en sobornos de la constructora brasileña dirigidos a éste.

La única persona detenida y vinculada a proceso por este asunto es la mamá del ex funcionario, quien fue localizada en Alemania y que fue entregada a México a comienzos del presente mes; hoy enfrenta la medida cautelar de prisión domiciliaria. En el caso de Marielle Helene Eckes se presume que está fuera del país.

El 4 de julio de este año, el juez de control ordenó la aprehensión de Helene Eckes, así como de Emilio Lozoya, su hermana Gilda Susana Lozoya, su madre Gilda Margarita y de Nelly Maritza Aguilera Concha.

Aguilera Concha es la persona que presuntamente vendió a Helene la casa en Ixtapa, Guerrero, en un millón 900 mil dólares, venta en la cual la FGR presume hubo dinero otorgado por la constructora brasileña de Norberto Odebrecht.

La defensa ha manifestado que la residencia de Ixtapa se compró a través de un fideicomiso y el dinero salió de la cuenta personal de Marielle Helene y de un crédito.

En la causa penal 261/2019, se menciona que el ex director superintendente de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, declaró que Emilio Lozoya lo ayudó para que la constructora brasileña obtuviera negocios con diversos empresarios, y cuando asumió el cargo de director de Petróleos Mexicanos le ofreció un apoyo de 10.5 millones de dólares a cambio de contratos.