El funcionario judicial explicó que en los esporádicos casos que se vincula a proceso al imputado, sus defensas solicitan la suspensión del proceso de prueba, este mecanismo les favorece y recuperan su libertad

El mundo de las drogas ha atrapado de lleno a los menores en Coahuila, pues durante el 2019 el narcomenudeo se convirtió en el delito más cometido por adolescentes y niños, de acuerdo con el magistrado Alfonso Zamora Salas.

Por Ley, la mayoría de los jóvenes detenidos en la entidad sólo son resguardados por 72 horas y al recuperar su libertad reinciden en la venta de estupefacientes.

Zamora Salas, magistrado del Tribunal de Apelación en Materia de Adolescentes, reveló que el robo, que lideraba la lista de delitos entre los menores coahuilenses, pasó a segundo lugar.

El funcionario judicial explicó que en los esporádicos casos que se vincula a proceso al imputado, sus defensas solicitan la suspensión del proceso de prueba, este mecanismo les favorece y recuperan su libertad.

 

Es cuestión de tiempo para que reincidan en el mismo delito, lamentó Zamora Salas.

“Concluye rápido el proceso, el adolescente sale y vuelve a llevar a cabo ese tipo de labores. A menos que sean reincidentes todos los que ingresan salen”, puntualizó el funcionario judicial.

Zamora Salas, especialista en el tema, mencionó que debe realizarse una reforma a la Ley Nacional para prevenir la salida “exprés” de los adolescentes ante este tipo de delitos.

El magistrado aseguró que los menores delinquen reiteradamente, pero van cambiando de lugar, al igual que en la práctica del narcomenudeo de las personas adultas.

“Lo que se busca es que se les reinserte y prepararlos. Pero salir así tan rápido, no sé de qué se trata, pues se resguardan en lo que establece el término de ley, es decir, 72 horas como máximo”, manifestó Zamora Salas.

En la actualidad en Coahuila, los casos que se han judicializado suman 39 menores resguardados en centros de internación y aunque el narcomenudeo es el principal delito cometido por los adolescentes, las principales causas de la detención de estos jóvenes (de los cuales tres son mujeres) son el homicidio, secuestro y violación.

“El principal delito es secuestro y homicidio, lo practican de los 12 años de edad a los 18. Al menos de 12 y menores de 14 no pueden estar internados aún y cuando hayan cometido un delito grave”, asentó el magistrado.