Consideran que las nuevas políticas ponen en riesgo la seguridad de los estadounidenses

FLORIDA, EU.- La fiscal general de Florida, Ashley Moody, anunció ayer que planteó una demanda ante la justicia federal para detener de inmediato las nuevas políticas de inmigración del gobierno del presidente, Joe Biden, al considerar que ponen en peligro la seguridad de los estadounidenses y de los inmigrantes por igual.

En la demanda asegura que las políticas de la administración del presidente demócrata han creado rápidamente “una pesadilla de seguridad pública”, según el comienzo del texto judicial.

Moody, republicana y afín al expresidente Donald Trump (2017-2021), presentó una denuncia y una moción para una orden judicial preliminar contra la administración Biden.

En concreto, por las directivas emitidas para suspender “los arrestos y deportaciones de ciertos criminales que están en el país ilegalmente, muchos de ellos violentos o condenados por cargos de tráfico de drogas”, según indicó en un comunicado.

“La política imprudente de la administración Biden de negarse a hacer su trabajo y deportar criminales pone en riesgo todos esos logros (de la Administración Trump) y la seguridad pública de los floridanos”, dijo la fiscal.

Según Moody, Biden ha roto con la política de los presidentes de las últimas dos décadas, tanto republicanos como demócratas, de detener y deportar a los criminales.

“Este es un cambio radical que coloca a los floridanos y a nuestros agentes del orden público en mayor peligro y es por eso que presenté una demanda”, agregó.

Biden, que asumió el pasado 20 de enero, ha revocado muchas de las políticas de inmigración de Trump, quien ayer acusó de nuevo al gobierno de Joe Biden de causar un desastre en la frontera con México. “Nuestro país está siendo destruido en la frontera sur, algo terrible de ver”, dijo Trump en un comunicado divulgado por su oficina desde Palm Beach, Florida.

Afirmó que cuando él era presidente la frontera con México “estaba en buena forma, más fuerte y más segura que nunca antes” y se había acabado con el “fraude del asilo”.