Foto: Tomada de Internet
Datos de Facebook refieren que durante el cuarto trimestre de 2015 contaba con un número de usuarios activos por más de mil 591 millones a nivel global; en tanto, el número de usuarios diarios de forma global se ubicaba en los mil 038 millones

La plataforma digital, Facebook, sabía durante los primeros meses del 2015 que engañaba a los anunciantes sobre el promedio de tiempo que los usuarios dedicaron a ver clips de video, además de ello, mintió al respecto, de acuerdo con información incluida en una demanda realizada por la agencia Crowd Siren, divulgado por Bloomberg.

La compañía propietaria de la mayor red social del planeta admitió durante septiembre de 2016 que había exagerado la métrica para los mercadólogos, asimismo, aceptó haber manipulado los cálculos. Por tal motivo, la agencia de marketing en línea Crowd Siren acusó de estafa y reclamó por daños contra la firma en una protesta modificada que presentó en la corte federal de Oakland, California.

Según el medio, Facebook negó las acusaciones y pidió que la moción fuera desestimada. Datos de la red social refieren que durante el cuarto trimestre de 2015 contaba con un número de usuarios activos por más de mil 591 millones a nivel global; en tanto, en el mismo periodo comprendido, el número de usuarios diarios de forma global se ubicaba en los mil 038 millones.

“La demanda carece de fundamento y hemos presentado una moción para que se desechen las acusaciones de estafa. Toda sugerencia de que hayamos tratado de ocultar esa cuestión es una falsedad” aseguró la compañía.

“Comunicamos a nuestros clientes el error cuando lo descubrimos, y actualizamos nuestro centro de ayuda para explicar el tema”, añadió la empresa; de acuerdo con Bloomberg, el crecimiento de Facebook ha contribuido a convencer a los anunciantes de que la gente ve más videos en su red social.

La compañía de Mark Zuckerberg se encuentra en búsqueda de recuperar la confianza luego de una serie de revelaciones de que hackers accedieron a información personal de usuarios, así como de que Rusia manipuló la plataforma para influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

No obstante, la demanda afirma que la plataforma digital no corrigió las mediciones exageradas, en lugar de ello, lanzó una campaña de relaciones públicas destinada a distraer la atención de los errores, precisó Crowd Siren.