Foto: Nadia Betancourt
Comentó que su hijo Jesús de siete años de edad, en una ocasión llegó con moretones en su brazo y acusó a la maestra de haberlo lastimado porque no escribía lo suficientemente rápido

Monclova, Coahuila.- Una maestra de la escuela primaria Colonia Obrera fue denunciada ante la Procuraduría de los Niños las Niñas y la Familia (Pronnif) por maltratar física y verbalmente a su alumno de segundo grado con dislexia.

La madre del menor, Elizabeth Zapata, informó que también presentó una queja con la directora de la escuela y con el subdirector de Servicios Educativos de la Región Centro, Félix Alejandro Rodríguez, en contra de la maestra de nombre Isabel Arellano de León.

Comentó que su hijo Jesús de siete años de edad, en una ocasión llegó con moretones en su brazo y acusó a la maestra de haberlo lastimado porque no escribía lo suficientemente rápido.

También le mencionó que en la escuela ya no le revisaban las tareas ni trabajos porque le dijeron que era “invisible” y por lo tanto no lo notaban en el salón de clases.

De acuerdo a la información que proporcionó la profesora en pedagogía Leslie Villasana, el niño presenta dificultades en cuanto a la adquisición de aprendizaje, centra su atención en actividades durante periodos cortos, constantemente sale de su lugar y empieza a jugar con sus compañeros y le toma mucho tiempo realizar las actividades impuestas por los docentes.

Esta información fue compartida con la maestra de segundo grado, Isabel Arellano, pero con el paso del tiempo la familia se percató que el niño sufría agresiones físicas y verbales por parte de la docente.

“Lo jaloneó del brazo para que escribiera rápido, le dice que si no se callan se les va a mochar la lengua y dice malas palabras. Ya hablé con la maestra, con la directora, con la inspectora regional y con el subdirector de Servicios Educativos pero no hacen nada al respecto. Ahora mi hijo dice que es invisible porque la maestra no lo toma en cuenta y tiene miedo que yo hable nuevamente con ella”, comentó la madre.

Por lo anterior se interpuso una denuncia ante Pronnif y un médico certificó las lesiones del niño, por lo que estará en terapia psicológica por un tiempo.

La familia de Jesús también contempla interponer una denuncia penal en contra de la maestra, en caso de que siga impartiendo clases en la escuela Colonia Obrera.