Thompson es un corredor de la NFL. También es padre de una hija de 4 meses, Kali. / AP
Los gobiernos y las ligas de todo el mundo se encuentran a marchas forzadas para que el deporte regrese, pero los protagonistas no están muy convencidos de poner su vida en riesgo

Chris Thompson es un running back de la NFL. También es el padre de una niña de cuatro meses, Kali. Resulta fácil adivinar cuál de los dos aspectos le importa más al momento de sopesar un próximo regreso a las actividades en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

“Si voy a entrenar o a jugar y regreso a casa con el virus, ella aún no tiene la fuerza suficiente para combatir algo como esto. Para mí, esa es mi mayor preocupación”, afirmó Thompson, que firmó con los Jaguars de Jacksonville este mes después de pasar siete temporadas con los Redskins de Washington.

“No somos robots”, agregó. “La gente dice, ‘Hey, con todo lo que está pasando necesitamos los deportes de vuelta en nuestras vidas y despejarnos de todo’. Y está bien, pero también deben tener en cuenta esto: Cuando regresamos a los entrenamientos, nos reunimos 90 personas que venimos de 90 lugares diferentes... y sucede con frecuencia que muchos nos enfermamos”.

La jugadora de la Selección de Estados Unidos, Becky Sauerbrunn, fue parte de los atletas entrevistados.

Pero también consideran los enfoques.

“Por un lado tenemos a estos dueños multimillonarios (de equipos) que probablemente respeten el distanciamiento social desde sus palcos, mientras por el otro tenemos a personas en la cancha jugando en un estadio sin aficionados”, afirmó Kelvin Beachum, un agente libre de la NFL. “Pienso que eso sería mucho muy extraño”.

Casi unánime fue la desconfianza de que se realicen las pruebas suficientes para COVID-19 —¿de qué tipo, cuántas, qué tan frecuentes?— y otras precauciones (el rastro de contactos, por ejemplo) que las ligas, sindicatos y organismos deben establecer mientras desarrollan los protocolos pertinentes.

“Si los resultados de las pruebas se tardan un par de días y cosas por el estilo, ¿cómo funcionarían realmente?”, preguntó la esquiadora Mikaela Shiffrin, bicampeona olímpica.

Mikaela Shiffrin esquiadora de los Estados Unidos, dos veces medallista de oro olímpica y tres veces campeona de la Copa Mundial. / AP

Algunos se preguntan si aceptarían recibir una vacuna contra la influenza estacional en caso de ser requerido. Otros no están seguros si aceptarían recibir una vacuna contra el COVID-19 si lo llegaran a exigir las autoridades de sus respectivas disciplinas.

“Creo que el límite estaría en recibir algún tipo de vacuna para poder jugar”, aseveró el campocorto All-Star Paul DeJong, de los Cardenales de San Luis. “Hay un límite poco definido entre lo que (Grandes Ligas) pueden hacer para protegernos y algunas cosas que pueden hacer para obligarnos a algo”.

Para deportes como el golf o el tenis que requieren constantes viajes a otros países, surgen las dudas sobre qué tan fácil será trasladarse de un país a otro —y qué tanto será evitar contagiarse o propagar el virus.

 

“Uno se preocupa mucho porque no desea ser la causa de que alguien más.... muera”, dijo el golfista irlandés Padraig Harrington, tricampeón de torneos major.

Harrington mencionó a su madre de 80 años como sus motivos de preocupación, pero la lista va más allá de los parientes de los deportistas: coaches, personal de entrenamiento, árbitros y jueces, trabajadores de las arenas y estadios y, en caso de que los haya, aficionados.

Sin mencionar a las familias de todos ellos.

AP

The Associated Press o AP es una agencia de noticias de Estados Unidos fundada en 1846. Es una cooperativa propiedad de sus periódicos, y estaciones de radio y televisión contribuyentes en los Estados Unidos, que tanto aportan historias como utilizan el material escrito por la misma.