Fotos: Francisco Rodríguez
Personal de salud del ISSSTE se plantó nuevamente en el hospital para reclamar por supuesta transparencia en el proceso de vacunación, pues aseguraron que 120 trabajadores de primera línea no han sido vacunados, tema que negó el director

El director del Hospital General “Dr. Francisco Galindo Chávez” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Torreón, Alejandro Gómez Alvarado, negó que falte personal de salud por vacunar y calificó al grupo inconforme como de “revoltosos” y “desestabilizadores”.

Explicó que todo el personal se ha vacunado al 100 por ciento en su primera dosis y a un 30% en la segunda dosis. Dijo que las personas que protestan porque no han sido vacunadas, son personas que tienen criterios de extinción, es decir, pacientes que tienen padecimientos oncológicos, comorbilidades como diabetes e hipertensión descontrolada, alérgicos, pacientes que están tomando inmunosupresores, que están trasplantados, pacientes con enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide, lupus, es decir, lineamientos que establecen que no deben ser vacunados por el momento.

Este martes, personal de salud del ISSSTE se plantó nuevamente en el hospital para reclamar por supuesta transparencia en el proceso de vacunación, pues aseguraron que 120 trabajadores de primera línea no han sido vacunados, tema que negó el director.

Gómez Alvarado mencionó que son pocos los casos en que personal no ha sido vacunado por seguir los lineamientos pero citó que una de ellas es Olimpia Ríos Zapata, a quien señaló como la líder del grupo y quien en la manifestación, acusó al director de amenazas.

“Ella tiene antecedentes en el sindicato durante 25 años, es la líder de este movimiento. Ella mandó una queja al órgano interno, a la comisión de Derechos Humanos diciendo que no la hemos vacunado y que es una persona de riesgo y ahí mismo dice que tiene artritis reumatoide, una enfermedad autoinmune y que toma inmunosupresores, ese simple hecho la excluye de ser vacunada. Cómo es posible que se atrevan a mandar una queja, ella misma se pone en evidencia”, expuso el director.

Sobre otro doctor, Aldo Morones, urgenciólogo que también encabeza las protestas y que de igual manera está exigiendo que lo vacunen, dijo que se le notificó para enlistarse en la campaña de vacunación, pero refirió que ya estaba enlistado en el Seguro Social.

“Por alguna razón no acudió y ahora exige que lo vacunemos nosotros y pues tiene que esperar para volverlo a enlistar”, comentó el director del ISSSTE.

Gómez Alvarado refirió que son situaciones muy particulares de gente conflictiva en la unidad, y que todo tiene tintes políticos.

En la protesta del personal, Salvador Sepúlveda, delegado sindical, expresó la falta de transparencia para mostrar los contratos Covid, pues reclamó que existe inconformidad del personal de base a los que obligan a que acudan a un área Covid cuando le corresponde al personal contratado específicamente para esa área.

Sobre dichos reclamos, el indicó dijo que ya se les ha explicó que no dependen de la unidad, sino del Insabi y la delegación, y que los mismos están bien regulados y establecido quién los tiene y quién los contrata.

“Lo único que quieren es desestabilizar el trabajo que hemos desempeñado como cuerpo de gobierno, quitando vicios, corruptelas. Estamos pisando callos a mucha gente que tenía cotos de poder en la unidad. Queremos eliminar corrupción y vicios, y manejarnos de acuerdo a la normatividad y reglamento, eso es lo que les pesa tanto al sindicato como a esos revoltosos que andan por ahí”, expresó el director.

El director Alejandro Gómez insistió que se trata de gente ‘amafiada’ con grupos de poder a quienes también les han quitado prebendas. Ejemplificó que hay muchas enfermeras que cobraban para cubrir la guardia de suplentes y se les quitó; enfermeras que tenían años sin acudir a trabajar y que mandaban un suplente.

“Una serie de irregularidades que hemos quitado. Es una reacción inherente a los cambios que se están llevando a cabo para beneficio de los derechohabientes”, recalcó.

Afecta conflicto

Para el director del ISSSTE sí han afectado las protestas del grupo de trabajadores, pues comentó que el lunes por ejemplo, impidieron la entrada al cuerpo de gobierno, lo cual es un delito grave que pone riesgo el funcionamiento administrativo del hospital.

“Sí repercute en el funcionamiento y calidad del servicio de los derechohabientes.  Están detenidos porque no nos dejaban entrar, es un delito federal”, mencionó.

Aseguró que ya hay una denuncia para fincar responsabilidades a estas personas que están bloqueando el trabajo y la función pública de empleados federales.

Agregó que este miércoles tendrán una mesa de diálogo con el sindicato y el delegado estatal para conciliar y aclarar todas las dudas.