Foto: Especial
Con la reforma al sector telecomunicaciones, hay nuevas ofertas y más usuarios pueden pagar un plan, aseveran analistas

Ciudad de México.- Con la reforma al sector telecomunicaciones, el mercado de telecomunicaciones móviles pasó de una composición de 15 por ciento de líneas de pospago y 85 por ciento de prepago, a una con 17.9 por ciento de pospago y una contracción de 2.9 por ciento en las líneas de prepago, "porque con las nuevas ofertas más usuarios pueden pagar un plan", aseguró Gonzalo Rojón, analista de la consultoría The Competitive Intelligence Unit.

Acotó que en el mediano plazo este rebalanceo no se modificará sustancialmente ya que existen factores estructurales adicionales que frenan su crecimiento tales como la limitada tenencia de tarjetas de crédito entre la población.

“De acuerdo con el Banco de México, las tarjetas de crédito alcanzan una penetración de 24.7 por ciento, equivalente a 26.4 millones de plásticos a mediados del 2016, sin embargo, habría que descontar los casos en los cuales hay personas que tienen dos o más tarjetas, por lo que su adopción resultaría menor entre la población”, señaló el analista.

Contar con una tarjeta de crédito para poder contratar un plan es indispensable, de tal forma que quienes pudieran pagar uno pero no tienen el plástico, y eso representa una barrera para tener un servicio que les podría ser más conveniente.

“La lógica presupuestal del usuario indicaría que aquellos que realizan montos de recarga mensual de 200 pesos o superior reaccionarían adquiriendo un plan en la modalidad de pospago, sin embargo, en la práctica esto no es así y enfrentan una barrera en la adopción al no contar precisamente con el método de pago o depósito requerido”.

Rojón detalló que la contratación se servicios de pospago y prepago en otros países varía mucho en relación a lo que ocurre en Méxicoi, ya que en Estados Unidos el 76 por ciento de los usuarios están en pospago y 24 por ciento en prepago; en Reino Unido es de 61 y 39 por ciento, cifras que “no podrá ser alcanzada por México mientras no mejoren significativamente las condiciones crediticias y socioeconómicas del país”, consideró el especialista.